• Sobre la contaminación Río La Pasión

    Contaminacion Río La Pasión 3

    No más contaminación Río La Pasión

    Contaminación Río La Pasión. ¿Cuántos de ustedes no han deseado emprender una excursión por el mítico río La Pasión, ese del que tanto ha escuchado hablar a sus amigos y por ellos sabe que recorre el departamento de Petén a lo largo de 345 kilómetros, pero que -justo es que lo reconozca -se ha inhibido de hacerlo a causa de las noticias que lo presentan como un cuerpo de agua altamente contaminado?

    Algunas de esas notas aseguran que sus aguas presentan residuos de plaguicidas como el Malatión (sí, así lo dicen pese a que desde hace más de 10 años que no se usa en Guatemala y que está prohibido a escala mundial). En otras noticias aseguran que la mortandad de peces ocurrida hace dos años no ha dejado de hacer estragos. ¡Sí, así como lo lee!, pese a que está científicamente comprobado que los cadáveres de los peces no contaminan.

    En fin, pareciera que el propósito de algunos medios de comunicación es “informar” que este maravilloso cuerpo de agua está contaminado, sí o sí, provocando con ello un gran desaliento en la población (lo cual lo incluye a usted), que tantas veces ha estado tentado a visitar este paraíso natural.

    Pues bien, nosotros le tenemos otras noticias. Las verdaderas. Las que sólo pretenden que usted se informe en lugar de cultivar extraños sentimientos de animadversión hacia la actividad productiva nacional.

    Usted puede venir tranquilamente al río La Pasión las veces que quiera, simple y sencillamente porque La Pasión no está contaminado en absoluto. Si bien es cierto en el pasado hubo brotes que alteraron su estado normal (como ocurre con cualquier afluente en el mundo que es visitada por turistas), ello no ocurre más y, al contrario, hay partes del mismo que presenta un estado prístino y libre de toda impureza.

    Esto ha sido posible gracias a un programa original que han llevado a la práctica los pobladores de la comunidad de Sayaxché y la industria palmera, por medio del cual cada una de las partes ejecuta importantes tareas para evitar la contaminación del río La Pasión. La decisión más importante de la industria palmera ha sido, sin dudar, la reducción paulatina del uso del agua en sus procesos productivos y su agresiva política de reducción de desechos industriales.

    Por parte de la industria palmera, por ejemplo, se llevan a cabo operaciones especializadas para el tratamiento de aguas residuales, las cuales se manejan bajo estrictos controles de seguridad industrial y normas ambientales, con el fin de neutralizar efectos nocivos para el medio ambiente. Es importante resaltar que la planta de tratamiento contempla entre los controles ambientales el frecuente monitoreo de la calidad del efluente. En todo el proceso se llevan registros de la calidad de las aguas residuales para lo que se monitorean varios parámetros, entre ellos sólidos, temperatura, PH, color, etc.

    Tan solo con medidas como estas se garantiza un estado timo del cuerpo de agua. Además, la industria palmeraE es uno de los más interesados en que el río La Pasión siempre permanezca estable y limpio, aunque ha reducido sensiblemente el uso de sus aguas, sigue siendo un elemento importante en la producción y porque así se asegura la salud y bienestar de la comunidad aleda al afluente, lo cual se traduce en una economía más sana para todos.

    En otras palabra, lo que busca la industria palmera es darle un enfoque integral a la sostenibilidad, lo cual se puede apreciar en su Política de Producción Responsable de Aceite de Palma, la cual destaca aspectos de transparencia así como factores sociales y ambientales. Para un desarrollo integral, la industria palmera se enfoca en 4 ejes para el desarrollo comunitario y ha diseñado programas basados en acciones responsables en: educación y comunicación, salud y nutrición, asistencia agropecuaria y ambiental e infraestructura para el desarrollo.

    Y en cuanto al medio ambiente, este se gestiona a partir de utilizar y manejar los recursos naturales mediante acciones que garanticen el mantenimiento y la mejora de la calidad del territorio donde opera Grupo Hame. Especial atención se le otorga a la conservación y restauración de áreas de alto valor de conservación y el desarrollo de tecnologías limpias.

    Pero quizá un elemento esencial es la política de CERO DESCARGA DE EFLUENTES, como parte del proceso de adecuada gestión del agua y los efluentes. Es por eso que se le da una valoraci ambiental al efluente convirtiéndolo en subproducto para aprovechamiento dentro de la plantación agrícola.

    la industria palmera, según lo ha demostrado, está consciente que la descarga de aguas residuales y su tratamiento es un reto que se debe llevar a cabo con seguridad, a la vez que es parte del cumplimiento de las regulaciones ambientales y las normas internacionales aplicables a la industria del aceite de palma. El efluente que proviene de las extractoras de la industria palmera es tratado por medio de un sistema de lagunas en las que se realizan varias funciones como la reducción de temperatura y la reducción de la carga orgánica a través de un proceso biológico.

    El proceso anterior, permite que se obtenga agua con algunos restos de fibras naturales y lodos que se recogen para aplicarlos directamente a la plantación como un emulsificante del suelo. Las restantes aguas tratadas se devuelven a la plantación aprovechando su alto contenido nutricional orgánico para las plantas. A esta actividad se le conoce como Fertirriego y garantiza una re utilización completa del recurso sin ninguna descarga al ambiente. ¿Resultado? Un río La Pasión libre de contaminantes.

    La otra parte del proceso le ha correspondido a la población que se asienta en las márgenes del río La Pasión y lugares aledaños, la cual consiste en que, bajo la asistencia técnica de personal de la industria palmera se llevan a cabo prácticas de buena ciudadanía consistentes en recolección de desechos sólidos que dejan los turistas y otras personas que visitan el río, así como construcción y colocación de recipientes para basura en lugares visibles y accesibles a las personas que incursionan por las orillas.

    Otras actividades incluyen charlas educativas conjuntas, entre pobladores y la industria palmera, a fin de que la mayor cantidad posible de pobladores adquiera conciencia acerca de la necesidad e importancia de mantener la elevada calidad de las aguas del río La Pasión libres de contaminación, lo cual empieza por la actitud asertiva de quienes más se han beneficiado históricamente de este recurso.Todo lo anterior ha sido certificado nacional e internacionalmente, lo cual no ocurre en otros casos de contaminación de cuerpos hídricos. Los estándares de la certificación de la RAS (Rainforest Alliance-Red de Agricultura Sostenible) y de la RSPO (Roundtable for Sustainable Palm Oil) son normas y certificaciones aplicadas a la eficiente acción de Grupo Hame, especialmente en materia ambiental.

    Así que déjese de hacerle caso a los cuentos chinos. Se está perdiendo una valiosa oportunidad de disfrutar las maravillas que contiene un lugar ancestral, mágico, mítico e inspirador. Como decimos siempre: “Véngase a la Pasión y disfrute de un entorno saludable, misterioso, exótico y sobre todo: libre de contaminación”.

  • Caso del la contaminación Río La Pasión

    contaminacion_rio_la_pasion2

    La RSE, factor clave en caso del la contaminación Río La Pasión

    contaminación Río La Pasión. Cuando ocurre un desastre ecológico como el del 6 de junio en el río La Pasión, donde murieron miles de peces la mejor forma de enfrentar el problema es con buena voluntad de diversas partes involucradas para establecer las causas y, lo más importante: que se puedan establecer mecanismos para superar el hecho y enfocar los esfuerzos hacia la construcción de un futuro de confianza y tolerancia entre los actores.

    Alcanzar esto no siempre es fácil; al contrario, cuando se ha señalado como responsable del hecho a una empresa procesadora de aceite de palma ubicada en las cercanías del río La Pasión, pese a que las causas para la ocurrencia del fenómeno son muy amplias, el desafío puede ser muy grande.

    Pese a tales señalamientos, los pobladores de Sayaxché no se dejaron llevar por los ánimos encendidos ni por las tácticas oportunistas de grupos interesados en llevar el problema a los niveles de conflicto. Lejos de ello, tendieron puentes de entendimiento con la empresa sindicada e integraron una mesa técnica para discutir el tema y encontrar soluciones.

    Así, luego de analizar las diversas aristas del tema y de analizar los informes científicos, como el informe del Colegio de Biólogos de México (CBM) que deslinda toda responsabilidad de la planta procesadora en el caso, se alcanzaron algunos acuerdos y se proyectaron acciones a futuro, tanto para fortalecer la relación como para prevenir, en lo posible, acontecimientos de esta naturaleza.

    Pero, además de la buena voluntad, un elemento que debe mencionarse y que fue fundamental para pasar del problema a las soluciones fue la política general de producción que la industria palmera se comprometió a observar, junto a su programa de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) que viene implementando desde varios años atrás.

    Para quienes no están familiarizados con el concepto de RSE es apropiado indicarles que esta es una estrategia impulsada desde las últimas décadas del siglo pasado. La misma es producto de la convicción de empresarios de diversos lados del mundo, de que sus compañías podían y debían desarrollar un rol que fuese más allá de su importante a la economía.

    Aunque al principio no muchos personajes de negocios suscribieron la iniciativa, poco a poco esta se fue definiendo mejor y alcanzando tal desarrollo que hoy, en la segunda década del siglo 21 son muy pocas las compañías que no han incorporado tales principios en su plan de trabajo.

    Una de las definiciones más completas y frecuentes de la RSE es en la que la identifica como: La RSE es el conjunto de prácticas empresariales abiertas y transparentes basadas en valores éticos y en el respeto hacia los empleados, las comunidades y el ambiente.

    Sobre esa base, es justo reconocer que Industria palmera no ha tenido inconveniente en apoyar las demandas que se han planteado desde el seno de las organizaciones populares y de la sociedad civil, en cuanto a aclarar plenamente los acontecimientos del Río La Pasión. Lo anterior quedó claramente definido cuando se acordó apoyar una iniciativa para evaluar el potencial de emprender un diálogo y alcanzar consensos en Sayaxché, proceso que fue encargada a Consensus Building Institute y The Forest Trust (CBI y TFT por sus siglas en inglés). Satisfactoriamente, esta metodología permitió aclarar la voluntad y la capacidad de los grupos de interés locales en participar en un proceso de diálogo, en la recopilación participativa de información, y en la resolución de problemas para obtener una mejor comprensión de las áreas principales de preocupación y de los grupos clave de interés pertinentes, y para visualizar un compromiso participativo hacia el futuro, asumiendo que se encontraría interés colectivo y capacidad.

    A mediados de diciembre, industria palmera y los grupos de interés locales e internacionales que participaron en el proceso de alcance recibieron el informe. Una conclusión es que existen condiciones para comprender las perspectivas de los desafíos y soluciones. Por ejemplo, a partir de enero de 2017 se socializó la Política de Producción Responsable de Aceite de Palma, dentro de la cual se tomaron en cuenta las sugerencias presentadas por organizaciones no gubernamentales dedicadas al tema ambiental y a agrupaciones sociales en general y a nivel nacional.

    Dentro de esa línea, en diciembre 2016, alrededor de 25 líderes comunitarios de los municipios de Sayaxché y Alta Verapaz y de las comunidades de El Tucán, La Colonia, Canlech, Linterna 1, El Canaleño, Nueva Jerusalén, Río La Pasión, El Pato, Champerico, Nueva Jerusalén La Laguna, Santa Rosa y La Ceiba visitaron la plantación y una de las extractoras.

    A partir de los acuerdos, durante 2017 se ha profundizado la comprensión compartida de los problemas y, en la medida de lo posible, se han tomado acciones conjuntas. El compromiso es, básicamente, abordar sistémicamente las causas básicas de los problemas ambientales y sociales en la región de Sayaxché y que se relacionan con el sector de palma de Petén. industria palmera, ante todo, ha manifestado la intención de proporcionar puntos de vista adicionales sobre los problemas en cuestión, y cómo estos pueden enfrentarse, lo cual debería ser tomado por los demás sectores como una valiosa oportunidad para fortalecer el proceso de diálogo.

    Otro elemento que demuestra los alcances de la RSE es el hecho que fueron actualizados los estudios de impacto ambiental requeridos por la nueva legislación para las plantaciones de palma africana. Industria palmera anunció el desarrollo de siete estudios separados ante el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN). Tres de estos estudios fueron evaluados por el Consejo de Áreas Protegidas (CONAP), cuyas recomendaciones se incluyeron en el plan de gestión para cada área de plantación. Se espera que, con estos documentos que permitirán minimizar los impactos ambientales y gestionarlos eficazmente, la aprobación del MARN se produzca al final del 2017.

    Finalmente, la Política de Cero Descarga de Efluentes se ha socializado con los grupos de interés externos clave y con personal clave en las extractoras.

  • Contaminación, Ecocidio y los Ecohistéricos

    contaminacion_rio_la_pasion

    Ecohistéricos, enredados en sus propias mentiras

    Contaminación rió la pasión, ecocidio Guatemala. Cuando escuchamos que el río La Pasión fue contaminado y ello causó la mortandad de miles de peces criollos, uno no puede sino agudizar los sentidos y prestarle atención al tema, puesto que no son hechos que ocurran con mucha frecuencia en nuestro país.

    Sin embargo, cuando uno le da seguimiento al asunto, tal como ha ocurrido en este caso y se da cuenta que quienes lanzaron semejante infundio lo hicieron con la intención, no de velar por el medio ambiente, sino por sacar provecho del daño que puedan causarle a la empresa productora de aceite de palma de la región, resulta inevitable caer en la cuenta que hay grupos que logran manipular de manera increíble a la opinión pública.

    Y es que los hechos son los hechos. Con el tiempo se ha descubierto que el Ministerio Público no encontró en ninguno momento indicios de que el suceso tuviese relación con la actividad productiva mencionada. Lejos de ello, lo que sí se ha demostrado es que la mortandad de peces es cada vez más frecuente en todos los cuerpos de agua del mundo, en su mayoría ocasionados por cambios en la temperatura climática a los cuales no han podido adaptarse estos animales.

    Y así como estas, tal y como es del dominio público, en Guatemala se han posicionado ciertas ideas en torno al tema ecológico y cuyo fondo es desatar la alarma entre la población que tiene acceso a tales argumentos. El problema es que un asunto de carácter científico, como es la conservación del medio ambiente y todos los aspectos que le son inherentes, ha sido abordado por personas no científicas. Nadie niega que su intención y propósitos sean loables. Lo malo es que al emplear argumentos erróneos crean más problemas y no solucionan ninguno.

    Así, sobre bases acientíficas pero saturadas de politiquería, estos grupos bien calificados como ecohistéricos se han dado a la tarea de hacerle creer a la gente que el calentamiento global es un tema cuya responsabilidad recae en los seres humanos con exclusividad. O que la minería extractiva causa sólo daños, sin ponerse a pensar, por ejemplo, cómo harían para escribir sus comunicados y difundirlos en cuestión de segundos, de no ser por el oro incorporado a sus computadores. O a los iPhones que abundan en toda marcha contra la minería.

    También podríamos señalar algo similar en su enfermiza posición de rechazo hacia la producción agroindustrial, argumentando que esta “contamina los ríos y deja a las poblaciones sin recursos.” Sin embargo, son incapaces de hacer una visita a las comunidades de Sayaxché beneficiadas por la producción de aceite de palma, ahí donde hasta hace unas décadas había pobreza y miseria, hoy existe producción, progreso, salud y mejores condiciones de vida.

    Sus débiles argumentos, incluso, han llegado a afirmar que en el Río La Pasión, Sayaxché ocurrió un ecocidio en 2015. ¡Ojalá vieran lo que en realidad es un ecocidio! ¡Que se dieran una vuelta por las arenas bituminosas de Canadá, donde grandes extensiones de terrenos se convirtieron, de modo irreversible, en pantanos de petróleo! O la terrible “Isla de Plástico” ubicada en pleno Océano Pacífico y ocupa una extensión de alrededor de 1 millón 400 mil kilómetros cuadrados de desechos atrapados en las corrientes de giro del Pacífico Norte.

    Otro ejemplo: el fraude del calentamiento global, hoy llamado “cambio climático,” el cual se sustentó en la mentira de que el hombre era responsable de producir grandes cantidades de dióxido de carbono por medio de la industria, al conducir sus vehículos o hacer tostadas para el desayuno. El enemigo ambiental era y es el uso de la energía, pero se trata de energía que ha mejorado y protegido la vida de todo el mundo.

    En un artículo reciente, el Dr. Craig Idso, fundador y ex presidente del Centro para el Estudio del Dióxido de Carbono y el Cambio Global, (CO2science), co-editor del Panel No-Gubernamental del Cambio Climático, y James Taylor, un miembro senior del THe Heartland Institute y editor gerente de Enviromental & Climate News, una publicación bimestral, examinaron la manera en que “El Alarmismo del Calentamiento Global Niega a la Ciencia Sólida”. Ellos tomaron nota de la manera en que el 5º Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental de las Naciones Unidas se alejó de sus primitivas predicciones y afirmaciones. “El informe del IPCC contradice las afirmaciones de que el calentamiento global está causando más tiempo extremo” y “admite que la falta de calentamiento durante este siglo desafía casi todos los modelos computados que predicen un rápido calentamiento futuro,”. La organización dedicada al fraude del calentamiento global ha sido forzada a retirarse de décadas de mentiras acerca del clima.

    Mientras que el FOE trata de asustar a la gente con referencias a “desastres del tiempo extremo,” Idos y Taylor apuntan al hecho que “la frecuencia global de huracanes está sufriendo una larga declinación, con los huracanes globales y la actividad de las tormentas tropicales en récords de mínima durante mucho de los años pasados. Los estados Unidos se está beneficiando del período más largo sin huracanes grandes en la historia registrada. La actividad de los tornados está en una declinación de largo plazo, con eventos de grandes tornados (F3 o mayores) mostrando una notable disminución en las décadas recientes.” “Esto no quiere decir que los huracanes como la supertormenta Sandy o los tornados no han ocurrido, sino que quiere decir que hubo muchos menos. Estos eventos del tiempo que afectan a los estados Unidos estuvieron en declinación y esa es la única realidad”.

    Y en consonancia, Alan Caruba, experto en el tema afirma en su blog: “El actual clima está, de hecho, en un largo ciclo de enfriamiento, no causado por alguna cosa relacionada con la actividad humana, sino por la reducción de la radiación solar debido a su propia disminución del ciclo de tormentas magnéticas (las manchas de sol). La limpieza del aire y el agua de la nación es una actividad de la salud pública, pero negar a los norteamericanos a las grandes reservas nacionales de carbón, petróleo y gas natural es un ataque al crecimiento económico de la nación. El ecologismo está basado en mentiras y las mentiras reflejan una agenda que considera a la humanidad como el enemigo de la Tierra”. (Alan Caruba, 2013). http://www.mitosyfraudes.org/calen15/las_interminables_mentiras_del_ecologismo.html

  • Desvío de Ríos: Mitos y Realidades

    desvio_de_rios_guatemala_01

    Desvío de Ríos

     El problema del desvío de ríos del cual se señala como responsables a algunas agroindustrias de la Costa Sur no necesariamente ocurre de la manera cómo se suele presentar en la prensa local. A menudo, las noticias al respecto están tergiversadas, carecen de fuentes calificadas o, simplemente, plantean el tema de una manera incompleta.

    Este es el caso, por ejemplo, del río Madre Vieja. Durante décadas se ha señalado a una firma productora de aceite de palma como la responsable de su desvío, pese a que este acto fue realizado por una empresa transnacional, la cual después de cambiar el curso fluvial lo otorgó en usufructo a la compañía.

    Sin embargo, en los tiempos actuales los conflictos comunitarios ya no se resuelven mediante denuncias o agresiones. Se resuelven con diálogo, toda vez exista la voluntad necesaria entre las partes enfrentadas. Por ello, en el caso del río en mención se estableció un procedimiento de conciliación que ha resultado exitoso y que permite ir avanzando en acuerdos que permitan proteger el medio ambiente, que se mantenga la producción generadora de ingresos para el país y empleo para grandes contingentes y que las comunidades no resulten afectadas en su derecho de acceso al vital líquido.

    http://www.soy502.com/articulo/instalan-mesa-tecnica-resolver-conflicto-rio-madre-vieja

    Por ello se instalaron Mesas Técnicas para analizar el tema de las cuencas, las cuales son presididas por la Gobernadora de Escuintla, y el gobernador de Retalhuleu, quienes coordinaron el dialogo y el plan de prevención con todos los representantes de la agroindustria, líderes comunitarios, COCODES, representantes de las instituciones estatales como MARN, MAGA, Ministerio de Salud, Municipalidades entre otras con el fin de que el agua fuera utilizada por todos con un uso responsable para todos.

    Algunos de los acuerdos consisten en que las empresas utilicen el agua del río únicamente por las noches, para que el horario diurno sea aprovechado de la mejor manera posible por los comunitarios, las cuales han recibido con satisfacción este convenio.

    Algo muy importante es que los pescadores y agricultores de la parte baja del río, para quienes es esencial que el agua llegue hasta el mar, han logrado este propósito. De esta forma, los pozos artesanales de los campesinos seguirán abastecidos, y el manglar que está en la desembocadura del Madre Vieja estará protegido. Todo esto se logró desde el año pasado.

    Para este nuevo período, 2017, pese a los intensos calores de la temporada, los afluentes de los ríos Madre Vieja, Ocosito y Nahualate conservaron el nivel de caudal establecido, gracias a los acuerdos alcanzados en las Mesas Técnicas de las cuencas de la Costa Sur. Por primera vez los pobladores no esperan con tanta ansia la época lluviosa, debido a que contaron con el recurso hídrico durante todo el verano.

    De esta manera se ha demostrado a la sociedad guatemalteca que sí es posible sentarse a dialogar con el fin de encontrar soluciones a los problemas y no sólo para entretener las respuestas, como suele acontecer. Y lo bueno es que no sólo las comunidades han honrado su palabra. Las empresas también están haciendo lo propio para operar en un ambiente armónico y con responsabilidad, tal como lo han suscrito.

    Incluso, la propuesta de la industria palmera es continuar la dinámica de las Mesas Técnicas durante el invierno y no sólo en las etapas de crisis por falta del agua. Otro compromiso empresarial es continuar con actividades de reforestación de zonas ribereñas y cosecha de lluvia, elementos básicos para preservar el ambiente y generar valor económico y social.

    Una experiencia que derriba mitos

     En Sayaxché, Petén, tuvo lugar una dinámica muy especial cuando más de 25 líderes comunitarios, entre los cuales habíamos varios Presidentes y Vice Presidentes de Cocodes y Alcaldes Auxiliares visitamos la planta de operación de la industria palmera. Acudieron en nuestro apoyo varios representantes de las comunidades El Tucán, Linterna I, Nueva Jerusalén, Canlech, Río La Pasión, Champerico, El Pato, La Ceiba, El Canaleño y Santa Rosa, todos con el fin de conocer cómo funciona la plantación. Pudimos ver el proceso de extracción del aceite de palma, tuvimos acceso al sistema de lagunas para tratar el efluente (el cual se usa como fertilizante al final del tratamiento).

    Aquí también han operado las instancias de comunicación, en razón de lo cual se ha arribado a acuerdos importantes, cuyo efecto principal es distender la relación entre empresa y pobladores. Nosotros, por supuesto, permaneceremos vigilantes para verificar que se cumpla lo acordado, de tal manera que esperamos:

    1. Un enfoque integral de sostenibilidad, en la cual se incluyan elementos de transparencia, aspectos de protección y apoyo social y ante    todo, responsabilidad ambiental.
    2. Programas permanentes de gestión del agua y mantener la política de “Cero” descarga de efluentes.
    3. Conservación y restauración de áreas de alto valor de conservación y aplicación de tecnologías limpias.
    4. Acciones de promoción y apoyo a las comunidades en materia de conservación y buen manejo de recursos hídricos y biodiversidad.
    5. Programas de conservación y restauración de suelos.
    6. Programas y acciones de prevención y mitigación de la contaminación del aire.
    7. No Explotación de Pueblos Indígenas, Trabajadores, y Comunidades Esperamos un serio compromiso con la no explotación y         comprensión de los impactos que algunas operaciones pueden ejercer        sobre los pueblos indígenas, los trabajadores y las comunidades.
    8. Compromiso de cumplimiento de las leyes y reglamentos nacionales, así como de los Convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) suscritos por Guatemala.

    En conclusión, el ejercicio que se ha instaurado y se mantiene con empresas agroindustriales ha generado frutos positivos, tanto para las comunidades como para las propias compañías, demostrando que es posible instaurar mecanismos de diálogo y, de paso, derribar mitos deplorables y al mismo tiempo construir nuevas realidades para impulsar el desarrollo socioeconómico del país.

    Es igualmente importante, mantener una conducta de fiscalización de los acuerdos e ir avanzando en el proceso de construcción de confianza. El recurso hídrico es indispensable para la vida y las funciones tanto de los pobladores como de las empresas. Conciliar, en la medida de lo posible la certeza de este principio, es el elemento rector para que desaparezca cualquier foco de conflicto alrededor de este tema. En ello debemos trabajar con ahínco. Nosotros, los pobladores y organizaciones representativas, confiamos en este proceso que hemos empujado y respaldado, por el bien de las futuras generaciones.

  • A propósito de Ecocidio

    ecocidio_guatemala_11

    Ecocidio: algunas definiciones básicas

    Ejercer un ecologismo responsable no sólo es una actitud positiva hacia la naturaleza y la humanidad sino es un acto espiritual de grandes quilates, puesto que su objetivo es contribuir de manera profesional y científica a reducir los graves problemas ambientales que padece nuestro planeta. Son muchísimas las personas en el mundo que, afortunadamente, se entrega a intensas tareas con este propósito. Muchas de ellas actúan en Guatemala, lo hacen con alto sentido de servicio y son capaces de distinguir las dimensiones de un caso ecológico. Ellos serían incapaces, por ejemplo, de calificar como “ Ecocidio ” lo que ocurrió en el río La Pasión, Sayaxché donde tuvo lugar una infortunada mortandad de peces nativos en el año 2015.

    Lamentablemente, hay quienes actúan en nombre del ecologismo y lo hacen del modo contrario al mencionado. Es decir, son irresponsables, alarmistas y por lo general sus denuncias son de carácter político y nada científico. Sólo a ellos se les pudo ocurrir que lo sucedido en el río La Pasión ya mencionada, podría tener las características de un “ Ecocidio ”.

    Para estos grupos que causan vergüenza ajena, les sugerimos leer el siguiente prontuario del Profesor Horacio Melo, quien se ha especializado en el tema y nos explica cómo pueden ocurrir las matanzas de peces. Esperamos que los ecohistéricos lo lean y, sobre todo, que lo comprendan para que sepan cómo se evalúa un impacto ambiental. Y para que no vuelvan a confundir mortandad en río La Pasión con “ Ecocidio ”. Aquí va…

    Mortandad de peces: algunas causas y problemática.

    Por el Profesor Horacio Melo

    Si bien los peces son organismos adaptados para vivir en el medio acuático, el agua debe mantener un  equilibrio en sus características físicas y químicas. Por ejemplo, el agua de río posee solo un 1% de oxígeno disuelto; tal es la adaptación a su medio que se valen de esta ínfima cantidad para sobrevivir.

    Las mortandades de peces son causadas por cambios en ese medio, producidas por la acción del hombre, impactando en él de distintas maneras de acuerdo a la alteración que se genera en los ríos por volcados de efluentes, deforestación, malas prácticas agropecuarias, entre otras.

    Las mortandades obedecen a distintas causas de acuerdo a la época del año. En los meses de verano están asociadas a la falta de oxígeno disuelto, a las altas temperaturas, a los vertidos de efluentes cloacales y al proceso de eutrofización que generan las floraciones algales nocivas. Por ejemplo, en muchas oportunidades el oxígeno disuelto es mayor al que los peces utilizan para vivir. Esto afecta a su salud, fundamentalmente al sistema nervioso. Este aumento de oxígeno se debe a la fotosíntesis de las poblaciones  de algas. Cuando esta población de algas empieza a morir, las aguas toman un color verde amarronado, que indica el comienzo de su putrefacción, que por combustión consume el oxígeno disuelto, lo que también provoca mortandades. Hemos visto dos posibles causas de variación creciente o decreciente en los niveles de oxígeno del medio acuático asociadas a las poblaciones algales que afectan la salud de los peces. Es posible diagnosticar la mortandad inspeccionando las branquias de los peces, donde se observan las microalgas adheridas a ellas, lo que ocasiona la muerte por anoxia.

    En los meses de invierno las mortandades pueden estar asociadas a períodos de bajas temperaturas del agua. La temperatura ideal es de 12°C a 25°C. En las playas y arroyos la temperatura del agua es menor a 12°C, lo que provoca en los peces una disminución en su sistema inmunológico, siendo más susceptibles a hongos y bacterias, que en ocasiones contraen de los sedimentos presentes en estos lugares.

    Según la genética de las especies se puede decir que hay dos linajes. Uno es de estirpe amazónica, y otras especies propias de zonas templadas. Las especies de estirpe amazónica en general toleran menos los cambios de temperatura del agua, a diferencia de las especies de zonas templadas, que no son tan perjudicadas por esos cambios.

    Este dato se puede tener en cuenta en la última mortandad de Ñandubaizal (playa balneario de Uruguay), donde aparecen muertos ejemplares de distintas especies de estirpe amazónica, y no ejemplares de zonas templadas, como el pejerrey. Para llegar a un diagnóstico más aproximado a la causa de mortandad es necesario intervenir rápidamente en el episodio, cosa que no ocurre en la mayoría de los casos, por no tener definido o difundido un protocolo de acción  y un mecanismo de denuncia.

    La ciudad de Gualeguaychu  (municipio distribuido entre los distritos  Costa Uruguay Norte  y  Costa Uruguay Sur  del  departamento Gualeguaychú -del cual es cabecera- en la provincia de Entre Ríos, República Argentina) deberia tener, por su trayectoria en la lucha ambiental y por haber centrado sus actividades socioeconomicas en el rio que le da nombre a la Ciudad,  un equipo de profesionales  que actuo rapidamente en estos casos. Un rio no es solamente  agua que corre, tambien los seres vivos que contiene son parte del mismo. En este caso las poblaciones de peces, estan en intima relacion con la calidad del agua, por los distintos hilitos y nichos de las especies.

    Los peces víctimas de mortandades o aquellos que resultan fáciles de capturar no son aptos para consumo humano, pero nadie advierte de ello, pudiendo desembocar en un verdadero problema sanitario.

    ecocidio_guatemala_11

  • Otros ecocidio en el mundo

    ecocidio_guatemala_10

    Casos que se acercan a la idea de ecocidio 

    Proseguimos con esta serie que pone en evidencia la desproporcionalidad de los grupos ecologistas radicales de calificar como “ Ecocidio ” una mortandad de peces ocurrida en el río La Pasión en el año 2015 y que al compararlo con hechos que verdaderamente representan calamidades ambientales, nos demuestra que existe una agenda particular de dichas agrupaciones, que en última instancia se traduce en beneficios económicos para estos; nunca para las comunidades que movilizan con base en falsos señalamientos.Veamos, entonces, otros casos denunciados internacionalmente como “ Ecocidio ”, por sus proporciones realmente significativas y trascendentales para los ecosistemas, lo cual no ocurrió en el caso del río La Pasión:

    El Delta del Río Niger

    Se le cataloga como uno de los 10 lugares más contaminados del mundo. Abarca unos 75 mil kilómetros cuadrados y representa el 7.5% del territorio nigeriano. Enormes cantidades de residuos y restos de petróleo son vertidos en el río sin ningún tipo de tratamiento, lo cual ha causado la degradación del ecosistema, la contaminación del aire por las emisiones de la combustión, lluvia ácida, inutilización de   las tierras de cultivo debido al deterioro de las mismas por lo que las personas han perdido su medios de subsistencia. Además, los pobladores del área (más de 30 millones de habitantes) realizan todas sus actividades con la única fuente de subsistencia, o sea, el río Niger.

    Esta área ha sido famosa por  la riqueza en recursos naturales; la mayor del país. Sin embargo, esta se está viendo amenazada desde los años 60, por constantes derrames de petróleo, que en la actualidad se calcula que superan los 1.5 millones de toneladas de crudo. Todo esto ha conducido a que la esperanza de vida de estas comunidades se haya reducido en los pasados 40 años, en dos generaciones.

    El volcán de lodo Lusi, Indonesia:

    El 26 de mayo de 2006 dieron comienzo las erupciones de Lusi en Java del este, Indonesia sepultando cientos de edificios, mató a 13 personas y desplazó forzosamente a unas 40 mil, fue causada por los trabajos de perforación de una compañía petrolífera. La comunidad científica cree que dicha erupción fue motivada por la exploración del pozo de gas, Banjar-Panji-1, que estaba siendo perforado por la compañía petrolera y de gas Lapinfo Brantas.

    Los volcanes de lodo son formaciones que no emanan lava como los volcanes tradicionales, sino que expulsan lodo a poco más de 100 grados centígrados y se suelen originar por emanaciones de gases en regiones con yacimientos petrolíferos. Lusi ha cubierto una superficie de más 12 kilómetros cuadrados y desde entonces no ha dejado de expulsar una mezcla de agua, tierra y gases que ha sepultado  parcialmente la ciudad.

    Según un estudio, el problema de Lusi estuvo directamente relacionado con la perforación accidental de un acuífero realizado el día anterior por la firma mencionada. De esta forma, sería el agua de este acuífero saliendo a alta presión la que habría originado el lodo que comenzó a salir a la superficie. Una década después, Lusi continua expulsando barro a un ritmo de unos 10 mil metros cúbicos diarios.

    La mina del Cañón de Bingham

    Es una mina de cobre localizada en las montañas Oquirrh (Utah), cuyas dimensiones son 1,2 km de profundidad y 4 km de ancho desde que comenzó su explotación y consecuente extracción de sus recursos minerales en 1906. Esta mina, se caracteriza, lamentablemente, por ser la mayor excavación que haya realizado jamás el hombre y la segunda mina a cielo abierto más profunda del mundo..

    Según especialistas en medio ambiente, la mina ha tenido efectos ambientales adversos sobre los hábitats de peces y animales salvajes así como ha producido contaminación del aire y agua, creando riesgos para la salud en el entorno público Desde principios de la década de 1990 las emisiones de polvo de la explotación minera comenzaron contaminando los alrededores, causadas por una zona cerca de la mina donde los niveles de PM10 (partículas mayores de 10 μg/m³) comenzaron a aumentar de 28μg/m³ a 50μg/m³, originando un problema de salud grave para los residentes. Eln 1997, Carter (Catedrático de la Universidad Brigham Young) informó que la descarga de la mina de PM10 causó daños irreversibles a los pulmones de los vecinos.

    En 1995, debido a la investigación científica que muestra que la minería había causado la contaminación de aguas subterráneas donde se pudo provocar un posible ecocidio, Utah aprobó leyes para que las empresas Kennecott pagaran $ 37 millones para control de los niveles de contaminación del agua.

    Pero no es todo. La mina descarga aguas residuales que contienen grandes cantidades de arsénico, zinc, cadmio, plomo y selenio. Este último es particularmente tóxico para aves, peces y anfibios; alrededor del 30% de la población de peces murieron  (ecocidio) en la década de 1990. Desde 2000 hasta 2014 la mina de cobre de Bingham Canyon ha tenido varios derrames de sustancias quimicas.  En 2008, el Departamento del Interior de los Estados Unidos demando a la firma por la liberacion de tales sustancias peligrosas como selenio, cobre, arsenico, cinc, plomo, y cadmio. Un biologo federal afirmo que estos productos quimicos han causado grandes daños a los ecosistemas y recursos que apoyan las poblaciones de aves migratorias, asi como otros habitats de pesca y vida silvestre y se considera que no son recuperables jamas, provocando un ecocidio.

    ecocidio_guatemala_10

    Ecocidio

  • Casos que se acercan al ecocidio

    ecocidio_guatemala_09

    En junio de 2015, cuando se observó una increíble y deplorable mortandad de peces en el río La Pasión, Sayaxché, también se puso en evidencia que hay grupos que están dispuestos a aprovecharse hasta de desgracias como esta, en aras de dañar a empresas privadas, tal como ocurrió en este caso y el cual fue calificado como un “ Ecocidio ”, pese a que tal señalamiento estaba muy distante de ser real.

    Contrario a la precipitación con que los “ecologistas” actuaron en el caso del río La Pasión, enfocar el deterioro ambiental innegable que sufre la Tierra es la mejor manera de ser responsable con el problema. Ello implica elaborar interpretaciones coherentes, sobre bases científicas y, por consiguiente, buscar las posibilidades de solución antes que contagiar a otros con ese pesimismo necrófilo que suele acompañar a determinados casos es lo que hace un ecologismo verdaderamente serio y positivo.

    Por asumir actitudes como las anteriormente descritas, además de haber demostrado hasta la saciedad que no son los problemas medio ambientales lo que les preocupan sino los afanes particulares, dicho movimiento se ha desprestigiado sensiblemente y su credibilidad ha caído en picada terrible, de manera similar a lo ocurrido con el otrora respetable movimiento de defensa de los Derechos Humanos, pero que al caer en el mercantilismo del tema han perdido todo espacio de incidencia (Casos Grupo de Apoyo Mutuo -GAM-. CALDH, Famdegua, etc…).

    En Guatemala no han sido pocos los casos en que el activismo político de los ecologistas ha causado mucho daño, no sólo en imagen de país (que tiene un elevado costo) sino también en cuanto a perjuicios a la economía, a la sociedad al crearle conflictos innecesarios y al país por hacerle gastar esfuerzos innecesarios. El hecho de calificar de “ Ecocidio ” lo ocurrido en el río La Pasión, Sayaxché, Petén es una muestra tremenda de esa manera de actuar interesada.

    Incluso, en la propuesta que conoce la ONU para tipificar el “ Ecocidio ” como delito contra la humanidad se establecen los parámetros siguientes para identificarlo:

     Cambios a gran escala en el uso de la tierra que provocan la destrucción directa de hábitats, como es el caso de la deforestación en la mayoría de los bosques húmedos tropicales.

     Contaminación considerable, ya sea intencional o accidental, como los vertidos de petróleo y las mareas negras

     La minería a cielo abierto en la que se suprimen paisajes completos, como es el caso de las arenas petrolíferas y algunas minas de carbón y de oro.

    Aunque el término es debatible, han ocurrido “ ecocidio ” en diversas partes del mundo, los cuales, por su magnitud y ante el embate ecohistérico, merecen la pena estudiarse para establecer las diferencias, no sólo en cuanto a concepto, sino para dar una idea de cómo puede tergiversarse una figura al utilizarla de manera desproporcionada con respeto a la idea original, por mucho que esta sea una mera ficción.

    Casos calificados como ecocidio

    Arenas de alquitrán del río Athabasca, Alberta, Canadá

    Las arenas de alquitrán, conocidas también como arenas bituminosas, arenas de petróleo y en Venezuela como petróleo crudo extra pesado, son una combinación de arcilla, arena, agua, y bitumen, se consideran el proyecto más destructivo del planeta. De las arenas de alquitrán se extrae un bitumen similar al petróleo el cual es convertido en un petróleo crudo sintético o refinado directamente por refinerías especializadas para obtener productos del petróleo. El petróleo convencional es extraído por medio de pozos mientras que los depósitos de arenas bituminosas son extraídos usando técnicas de seccionamiento de minería superficial, o se les hace fluir hacia pozos por medio de técnicas in situ que reducen la viscosidad del bitumen por medio de vapor y/o solventes. En promedio, el bitumen contiene 83,2% de carbón, 10,4% de hidrógeno, 0,94% de oxígeno, 0,36% de nitrógeno y 4,8% de azufre.

    Es fácil deducir que su extracción requiere un operativo altamente contaminante y dañino para el medio ambiente, una operación de minería a cielo abierto en la que para separar el betún o bitumen, hace falta emplear una enorme cantidad de agua y sustancias químicas.La extracción del betún con características de alquitrán que está mezclado con la arena, tierra y arcilla que se encuentran bajo el Bosque Boreal del norte de Alberta y su mejora o transformación a crudo sintético resultó en emisiones de 37.2 millones de toneladas de gases de efecto invernadero en el año 2008, aumentando desde los 16.8 millones de toneladas en 1990.

    Y esto no incluye las emisiones que resultan del refinamiento de este compuesto petrolífero y de la utilización del combustible resultante al ser empleado en casas, vehículos y fábricas. O de las emisiones asociadas a la liberación del carbono depositado en los árboles y la tierra del bosque boreal a medida que la tierra soporta el establecimiento de minas, carreteras e infinidad de conductos. La producción de petróleo de las arenas de alquitrán es la fuente de emisiones de gases de efecto invernadero de mas rápido crecimiento en Canadá.

    Casos como este, sin duda ameritan la atención mundial y justifican un tratamiento especial porque alcanza las dimensiones de catástrofe ambiental. Esto, en todo caso es muy distinto, en magnitud y en calidad, del mal empleado uso del término en torno al caso del río La Pasión, Sayaxché.

    ecocidio_guatemala_09

    Ecocidio

  • Responsabilidad Social Empresarial crece en Guatemala

    ecocidio_guatemala_08

    Responsabilidad Social Empresarial se fortalece en Guatemala

    Los programas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en Guatemala no sólo se han posicionado en el esquema estratégico de las principales y mejores firmas del país sino han ido ampliando y creciendo en cuanto a influencia e importancia de los proyectos que desarrollan. Ya no se trata únicamente de programitas pequeños para disimular el interés del empresario por lo social. No. Se trata de mecanismos esenciales para el proceso productivo en su integralidad.

    Quizá una de las áreas donde la RSE se manifiesta de manera particular es en las empresas ubicadas en el área rural y que pueden, por lógica, aprovechar su capacidad instalada y vinculación con las comunidades para diseñar y desarrollar programas dedicados al turismo sostenible.

    El principio rector es que la empresa convive con la belleza natural que la rodea y por supuesto, con una cultura local. Generar este ambiente social es de vital importancia para el éxito e imagen de un programa de este tipo. Es obvio que la imagen que va a causar entre los visitantes es el de una empresa que  trabaja que considera a las relaciones con sus vecinos como un elemento esencial de su actividad. En el mundo globalizado de hoy, las empresas que son consideradas exitosas, no sólo gozan de prestigio local sino son reconocidas y hasta recomendadas en el ámbito internacional. Más que una empresa ubicada en un lugar estratégico para sus operaciones, se les considera como firmas que trabajan para las comunidades que les rodean.

    El documento Buenas Prácticas para Turismo Sostenible, publicado por Rainforest Alliance considera que: “Últimamente, los turistas demuestran un gran interés por conocer y beneficiar lugares en los cuales se observen actividades destinadas a la preservación de la cultura local. No obstante, se documentan  casos como en las Cataratas del Niágara, donde la comunidad manifestó sentir que el lugar ya no les pertenece. Este aspecto incidió negativamente en el desarrollo de la empresa turística en la zona. El ideal que se pretende es que la comunidad sienta la operación turística en su dimensión como un actor activo en el rescate de su cultura”.

    Por otro lado,  una comunidad que convive con la empresa se convierte en un agente activo de venta de los servicios de esta. A ello se deben agregar las posibilidades turísticas que pueden obtenerse en el entorno, se crea una importante y sólida relación que, además, le genera ingresos adicionales o no previstos, tanto a los pobladores como a las empresas. De esta manera, se cumple con la responsabilidad social y se contribuye al desarrollo del entorno. Al final, el gran beneficio es mutuo, se genera un valor agregado que será percibido, en última instancia, por los clientes de la empresa.

    El ejemplo de la Industria Palmera

    La empresa Reforestadora de Palmas de Petén, ha sido pionera en la relación con los actores locales, con el propósito de trabajar en función del ambiente social y cultural de forma mancomunada. No olvidar que la empresa se desarrolla en un sector donde abundan los tesoros naturales y arqueológicos y esto ha sido un factor fundamental para propiciar la relación armónica que siempre ha existido. Ambos grupos, además, trabajan para la conservación y sostenibilidad de los aspectos culturales y a la vez protegen celosamente los recursos naturales. Esto, sin proponérselo, ha terminado por fomentar el atractivo para que los visitantes se interesen por conocer la planta de operaciones y, además, por llegar a los diversos lugares turísticos. Por si fuera poco, ambas entidades se han dado a la tarea de trabajar decididamente para rescatar y preservar las costumbres, conocimientos, vestimentas, rituales y sistemas de creencias. Es un ejemplo claro de cómo la empresa y la comunidad se pueden unir para lograr el desarrollo de las personas y un entorno socio – cultural y ecológico amistoso.

    El turismo, cabe señalar, ha evolucionado hacia tendencias que buscan  no solamente el elemento recreativo, sino también fortalecer a las comunidades y negocios para lograr que trabajen unidos. Esto ha sido fundamental para dinamizar las economías locales, especialmente en lugares como Sayaxché, Petén. Bajo el término “economía local” se debe entender no solo los ingresos generados sino también la mejora de los indicadores de calidad de vida que comparten estos actores de desarrollo. La empresa está destinada a brindarle ayuda a aquellas localidades donde sea necesario fortalecer el ambiente socio-cultural, por medio del rescate y la revalorización de sus elementos.

    Tomando en cuenta estas consideraciones, la procesadora de aceite se ha preocupado y considera que es indispensable mantener un ambiente socio-cultural sano y sólido, donde la comunidad local sienta que tiene un aliado importante y que puede participar de las estrategias de promoción y conservación del lugar. Construir un ambiente donde se promuevan buenas prácticas hacia la naturaleza y la sociedad contribuyen a una relación armónica, una producción efectiva y positiva y, eventualmente, una motivación para atraer turistas interesados en estos temas que involucran a actores como los aquí enunciados.

    En otras palabras: la industria palmera se considera a sí misma como un miembro de la comunidad y como tal, es parte de su cultura, de sus tradiciones, de sus esperanzas de progreso. Al lado de los pobladores locales comparte no sólo el interés por la naturaleza y sus recursos, sino también el conjunto de rasgos distintivos, espirituales, materiales, intelectuales y afectivos. La comunidad y la industria palmera desarrollan así lazos que indudablemente se encaminan hacia el desarrollo común. Ambas están en la obligación de rescatar y preservar las artes y el bosque, la historia y el modo de vida, los derechos fundamentales del ser humano y los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias.

    En conclusión, las buenas prácticas entre empresas y comunidades terminan generando un valor agregado para el turismo sostenible. Esa armonía es capaz de forjar destinos turísticos adecuados, responsables, con el agregado de que minimizan el impacto negativo en el ambiente. Su contribución a la conservación de la biodiversidad y al bienestar de las comunidades locales es una muestra que ejemplifica que el mercado y el desarrollo sostenible pueden ir de la mano.

    ecocidio_guatemala_08

    Responsabilidad Social Empresarial Guatemala

  • Ecohisteria y Ecocidio van de la mano

    ecocidio_guatemala06

    Lo que no se atreven a decir los ecohistéricos sobre Ecocidio

    No cabe duda que los grupos de ecologistas radicales, mejor conocidos como ecohistéricos, han tenido éxito al hacerle creer a la gente que la causa que siguen es honesta, científica y hasta romántica. Para ello han contado con mucha suerte: la prensa guatemalteca es acrítica, amarillista in extremis y nada profesional. Y muchos son quienes les siguen ciegamente y creen que todo cuanto dicen es verdad… hasta que se demuestra la mentira.

    Es claro, además, que su objetivo no es precisamente el contribuir a mejorar las condiciones ecológicas del planeta. De ser así, los problemas relacionados con este tema serían infinitamente menores. Pero resulta que no es así. Su objetivo, hablando claro y pelado, es desprestigiar a ciertos sectores de la producción propalando infundios en contra de su actividad o bien, adjudicándoles responsabilidad en hechos en los cuales no tienen relación con la actividad empresarial.

    Cada vez que se presenta la oportunidad, aparecerán despotricando contra las compañías mineras, las generadoras de energía hidroeléctrica o las exploradoras de petróleo. Y no es que se pretenda negar que en algunos casos algunas firmas han actuado irresponsablemente, mas no todas. No se puede generalizar, pero tampoco acusar contra quien no se tienen pruebas o que, simplemente, es inocente de los cargos que se pretende imputar.

    Es injusto, por ejemplo, haber calificado de ecocidio a la matanza de peces ocurrida en julio de 2015 en las aguas del río La Pasión, cuando no se contaba (ni se cuenta a la fecha) con evidencia alguna de responsabilidad de una compañía extractora de aceite de palma. Simplemente no cabe la posibilidad.

    ¿Por qué ocurre la mortandad (Ecocidio) masiva de peces?

    Ningún ecologista, con su característica buena fe, le va a decir alguna vez a  usted, la verdad y que sí ha sido registrada por expertos científicos y ecologistas serios. En primera lugar, hay algo que debe quedar bien asentado: mortandades de peces (ecocidio) ocurren todos los años en múltiples lugares del orbe, pero sólo en casos extremos es resultado de la contaminación de las aguas por agentes químicos.

    Para entenderlo, debemos tener en cuenta que desde hace cientos de años se sabe que los peces son organismos adaptados para vivir en el medio acuático y para ello tan sólo requieren que el agua mantenga un   equilibrio físico – químico. Por ejemplo, el agua de río posee solo un 1% de oxígeno disuelto, lo cual nos da una idea de la capacidad de adaptación a su medio que requieren apenas una pequeña cantidad de oxígeno para sobrevivir.

    Otras causas estan relacionadas con la 駱oca del año. En los meses de verano estan asociadas a la falta de oxigeno disuelto, a las altas temperaturas, a los vertidos de efluentes cloacalesy al proceso de eutrofizacion que generan las floraciones algales nocivas.
    Tambien ocurre que a menudo el oxigeno disuelto es mayor al que los peces utilizan para vivir. Esto afecta a su salud, atacando directamente a un sistema nervioso que además de controlar las funciones de algunos músculos y órganos de cuerpo, también se encarga de la respiración y la osmorregulación .

    Este aumento de oxigeno se debe algunas veces a la fotosintesis de las poblaciones   de algas, las cuales empieza a morir por dicha razon y las aguas toman un color verde y cafe, que indica el comienzo de la putrefaccion. Este fenomeno consume el oxigeno disuelto, lo que tambien provoca mortandades.

    Diagnosticar el ecocidio por estas circunstancias es facil, y basta con inspeccionar las branquias de los peces y se observan las microalgas adheridas a las mismas, demostrando as・ que la muerte fue causada por anoxia. En invierno las mortandades pueden estar asociadas a pero dos de bajas temperaturas del agua, es decir, menores a los 12* C. Este descenso de la temperatura ambiental produce en los peces una capa de su sistema inmunologico, volviendolos altamente susceptibles a ser atacados por hongos y bacterias.

    Existen infinidad de informes que corroboran lo anterior y la mayoría tienden a  descartar que las mortandades hayan ocurrido por sustancias tóxicas, e identifica a los cambios de  temperatura como la causa de las mismas. Los resultados de los análisis practicados en peces en estos casos, indican que los ejemplares presentaban buen estado general, sin alteraciones patológicas en los órganos, y evidenciaban varios días de ayuno. Las muestras de agua no revelaron la presencia de niveles de pesticidas por encima de los valores permitidos.

    Numerosos casos similares se han reportado durante la última década, en lugares como Canabal, en Cartagena de Indias, Colombia; San Jorge de Asunción, Paraguay, Laguna de Chautengo, Guerrero, México; río Paraná, Argentina; laguna de Alalay en Cochabamba, Bolivia y río La Pasión, Los Esclavos y Lago Petén Itzá, Guatemala.

    En este último caso, incluso ha ocurrido algo muy revelador: el paso reciente, a principios de agosto, de la tormenta tropical Earl afectó a siete municipios del departamento de Petén, pero la oportuna información impidió que los ecologístas histéricos tomaran bandera de esta causa. Es decir, la información adecuada, oportuna y veraz siempre será un buen aliado para evitar que se manipule a poblaciones con datos proporcionados de mala fe.

    De lo que estamos plenamente seguros es de que estas verdades ningún ecohistérico se las dirá jamás. Obvio: cada problema ecológico representa para ellos, no una oportunidad para plantear soluciones, sino una para planificar un nuevo viajecito de placer a Europa, y de paso estirar la mano (una vez más) y recibir los generosos euros provenientes de espíritus tan altruistas como ingenuos.

    ecocidio_guatemala06

    Ecohisteria y Ecocidio

  • Ecocidio Falso en Guatemala

    ecocidio_guatemala_03

    Los profetas del ecocidio se muerden la lengua

    El concepto Ecocidio ha sido ampliamente utilizado, como una manera de identificar el nivel de daño que ha sufrido un área determinada del ambiente natural, como resultado de accidentes, descuido o, incluso, de desastres naturales cuya cauda puede afectar gravemente un ecosistema y las poblaciones que lo integran. El uso del término se incrementó desde que estuvo a punto de ser incluido como el quinto Crimen Contra la Paz dentro del Estatuto de Roma. Sin embargo, fue examinado dentro de la Organización de las Naciones Unidas -ONU- durante décadas pero excluido finalmente en 1996 a pesar de la objeción de muchos países.

    Pese a ello, los grupos ecologistas más radicales, popular y justamente conocidos como “Ecohistéricos” no han cejado en su empeño y hasta han propuesto una Ley Sobre Ecocidio, por medio de la cual se busca que las autoridades sancionen en casos de destrucción o pérdida de ecosistemas. En realidad,  de ninguna manera explican claramente en qué consistiría el tal “Ecocidio”.

    Por tanto, el Ecocidio no existe, al menos en los términos que se pretende aplicar a cualquier daño que sufra el medio ambiente. En Guatemala se ha utilizado erróneamente, porque hasta la fecha nunca, léase bien, nunca ha ocurrido un sólo hecho que merezca semejante denominación. Y sin embargo, como decimos, se ha hecho y se ha reproducido masivamente, a pesar de que se trata de un claro infundio.

    Un caso reciente es el que ocurrió en junio de 2015, cuando la repentina mortandad de peces en el Río La Pasión, a su paso por Sayaxché, Petén fue atribuida falsamente a que una empresa procesadora de aceite de palma habría arrojado el insecticida Malathion hacia las aguas del citado cuerpo hídrico. Sin embargo, más de un año después se ha demostrado que ni una cosa ni la otra ocurrieron, es decir, ni la empresa procesadora de aceite fue responsable del accidente ni se lanzó nunca el mencionado químico. Sin embargo, para los ecologistas irresponsables no fue necesario esperar los peritajes de ley. Sin más, lanzaron la propaganda negra contra la compañía procesadora y crearon un ambiente hostil hacia sus actividades.

    Por aquellos días y en medio de la oficiosa campaña de señalamientos que se desató, el propio Benedicto Lucas, director de la Comisión Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) explicó que una causa posible era el excesivo crecimiento de material orgánico y que ello habría reducido la capacidad de los peces de disponer de las cantidades adecuadas de oxígeno, condenándolos a morir ahogados de una manera terrible.

    Pues bien, el jueves 11 de agosto de 2016 algo similar ocurrió en el lago Petén Itzá, cuando vecinos de San Andrés y San José Petén recolectaron grandes cantidades de peces de la especie conocida como Pez Blanco, oriunda de este espacio lacustre. Algunos pescadores expertos descartaron la presencia de insecticidas en este caso, al contrario de la precipitada aseveración de los “Ecohistéricos”. Por experiencia saben que después de un acontecimiento natural, como el paso de una tormenta tropical o evento similar, el movimiento del agua produce cambios de temperatura y aumenta la cantidad de desechos que se vierten sobre el lago. Un día antes el paso de la tormenta Earl se hizo sentir en esta región del país.

    Por su parte, Gerson Ochaeta, biólogo de la Autoridad Para el Manejo y Desarrollo Sostenible de la Cuenca del Lago Petén Itzá fue muy enfático: “Los peces se murieron a causa del poco oxígeno debido a que el incremento de lluvia arrastró materia orgánica que consume oxígeno del agua”.

    En este caso los ecohistéricos no pudieron hacer mayor aspaviento, como sí lo hicieron cuando ocurrió lo del río La Pasión, evidentemente porque en las cercanías del Lago Petén Itzá no opera ninguna fábrica susceptible de ser víctima de sus pobres criterios. Pero los hechos hablan por sí solos: son casos similares, con la variante de que ahora no hay posibilidad de culpar a agente químico alguno. En el caso de La Pasión no se encontró este material y tampoco se encontró en Petén, Itzá. Razones sobran, entonces, para asegurar que ambos casos tienen un origen natural: el aumento de material orgánico que restringe la capacidad respiratoria de los peces.

    Esto demuestra, como en tantos otros casos, que los falsos ecologistas actúan sin escrúpulos. No les interesa la conservación del medio ambiente ni la sobrevivencia del planeta. Lo que les preocupa es encontrar medios para justificar la financiación internacional que reciben. De nada vale para ellos, todo el esfuerzo empresarial que pueda ponerse en riesgo a causa de sus señalamientos sin fundamento, y les tiene sin cuidado que las comunidades pierdan espacios de oportunidad al enfrentarse entre sí.

    Es demasiado el daño que causan, por lo que sería conveniente exigir a las agencias internacionales que los apoyen, que promuevan un ecologismo responsable, profesional, proactivo y propositivo, en lugar de extenderles su generoso aporte, que finalmente va a parar a manos anhelantes de dinero.

    El caso que nos ocupa es elocuente. No hubo ecocidio en La Pasión y en Petén Itzá ni siquiera dieron la voz de alarma. Se ha comprobado, además, que el Malathion u otra sustancia no fueron la causa de la mortandad de peces. Y nada ha pasado en la comunidad de Sayaxché: la gente trabaja, el río se ha recuperado, la vida, esa que querían alterar para su beneficio, continúa inalterable.

    En otras palabras: Tienen que morderse la lengua las víboras viperinas del ecologismo ecohistérico.

    ecocidio_guatemala_03

    Río la Pasión, Sayaxché, Guatemala