• Sobre la contaminación Río La Pasión

    Contaminacion Río La Pasión 3

    No más contaminación Río La Pasión

    Contaminación Río La Pasión. ¿Cuántos de ustedes no han deseado emprender una excursión por el mítico río La Pasión, ese del que tanto ha escuchado hablar a sus amigos y por ellos sabe que recorre el departamento de Petén a lo largo de 345 kilómetros, pero que -justo es que lo reconozca -se ha inhibido de hacerlo a causa de las noticias que lo presentan como un cuerpo de agua altamente contaminado?

    Algunas de esas notas aseguran que sus aguas presentan residuos de plaguicidas como el Malatión (sí, así lo dicen pese a que desde hace más de 10 años que no se usa en Guatemala y que está prohibido a escala mundial). En otras noticias aseguran que la mortandad de peces ocurrida hace dos años no ha dejado de hacer estragos. ¡Sí, así como lo lee!, pese a que está científicamente comprobado que los cadáveres de los peces no contaminan.

    En fin, pareciera que el propósito de algunos medios de comunicación es “informar” que este maravilloso cuerpo de agua está contaminado, sí o sí, provocando con ello un gran desaliento en la población (lo cual lo incluye a usted), que tantas veces ha estado tentado a visitar este paraíso natural.

    Pues bien, nosotros le tenemos otras noticias. Las verdaderas. Las que sólo pretenden que usted se informe en lugar de cultivar extraños sentimientos de animadversión hacia la actividad productiva nacional.

    Usted puede venir tranquilamente al río La Pasión las veces que quiera, simple y sencillamente porque La Pasión no está contaminado en absoluto. Si bien es cierto en el pasado hubo brotes que alteraron su estado normal (como ocurre con cualquier afluente en el mundo que es visitada por turistas), ello no ocurre más y, al contrario, hay partes del mismo que presenta un estado prístino y libre de toda impureza.

    Esto ha sido posible gracias a un programa original que han llevado a la práctica los pobladores de la comunidad de Sayaxché y la industria palmera, por medio del cual cada una de las partes ejecuta importantes tareas para evitar la contaminación del río La Pasión. La decisión más importante de la industria palmera ha sido, sin dudar, la reducción paulatina del uso del agua en sus procesos productivos y su agresiva política de reducción de desechos industriales.

    Por parte de la industria palmera, por ejemplo, se llevan a cabo operaciones especializadas para el tratamiento de aguas residuales, las cuales se manejan bajo estrictos controles de seguridad industrial y normas ambientales, con el fin de neutralizar efectos nocivos para el medio ambiente. Es importante resaltar que la planta de tratamiento contempla entre los controles ambientales el frecuente monitoreo de la calidad del efluente. En todo el proceso se llevan registros de la calidad de las aguas residuales para lo que se monitorean varios parámetros, entre ellos sólidos, temperatura, PH, color, etc.

    Tan solo con medidas como estas se garantiza un estado timo del cuerpo de agua. Además, la industria palmeraE es uno de los más interesados en que el río La Pasión siempre permanezca estable y limpio, aunque ha reducido sensiblemente el uso de sus aguas, sigue siendo un elemento importante en la producción y porque así se asegura la salud y bienestar de la comunidad aleda al afluente, lo cual se traduce en una economía más sana para todos.

    En otras palabra, lo que busca la industria palmera es darle un enfoque integral a la sostenibilidad, lo cual se puede apreciar en su Política de Producción Responsable de Aceite de Palma, la cual destaca aspectos de transparencia así como factores sociales y ambientales. Para un desarrollo integral, la industria palmera se enfoca en 4 ejes para el desarrollo comunitario y ha diseñado programas basados en acciones responsables en: educación y comunicación, salud y nutrición, asistencia agropecuaria y ambiental e infraestructura para el desarrollo.

    Y en cuanto al medio ambiente, este se gestiona a partir de utilizar y manejar los recursos naturales mediante acciones que garanticen el mantenimiento y la mejora de la calidad del territorio donde opera Grupo Hame. Especial atención se le otorga a la conservación y restauración de áreas de alto valor de conservación y el desarrollo de tecnologías limpias.

    Pero quizá un elemento esencial es la política de CERO DESCARGA DE EFLUENTES, como parte del proceso de adecuada gestión del agua y los efluentes. Es por eso que se le da una valoraci ambiental al efluente convirtiéndolo en subproducto para aprovechamiento dentro de la plantación agrícola.

    la industria palmera, según lo ha demostrado, está consciente que la descarga de aguas residuales y su tratamiento es un reto que se debe llevar a cabo con seguridad, a la vez que es parte del cumplimiento de las regulaciones ambientales y las normas internacionales aplicables a la industria del aceite de palma. El efluente que proviene de las extractoras de la industria palmera es tratado por medio de un sistema de lagunas en las que se realizan varias funciones como la reducción de temperatura y la reducción de la carga orgánica a través de un proceso biológico.

    El proceso anterior, permite que se obtenga agua con algunos restos de fibras naturales y lodos que se recogen para aplicarlos directamente a la plantación como un emulsificante del suelo. Las restantes aguas tratadas se devuelven a la plantación aprovechando su alto contenido nutricional orgánico para las plantas. A esta actividad se le conoce como Fertirriego y garantiza una re utilización completa del recurso sin ninguna descarga al ambiente. ¿Resultado? Un río La Pasión libre de contaminantes.

    La otra parte del proceso le ha correspondido a la población que se asienta en las márgenes del río La Pasión y lugares aledaños, la cual consiste en que, bajo la asistencia técnica de personal de la industria palmera se llevan a cabo prácticas de buena ciudadanía consistentes en recolección de desechos sólidos que dejan los turistas y otras personas que visitan el río, así como construcción y colocación de recipientes para basura en lugares visibles y accesibles a las personas que incursionan por las orillas.

    Otras actividades incluyen charlas educativas conjuntas, entre pobladores y la industria palmera, a fin de que la mayor cantidad posible de pobladores adquiera conciencia acerca de la necesidad e importancia de mantener la elevada calidad de las aguas del río La Pasión libres de contaminación, lo cual empieza por la actitud asertiva de quienes más se han beneficiado históricamente de este recurso.Todo lo anterior ha sido certificado nacional e internacionalmente, lo cual no ocurre en otros casos de contaminación de cuerpos hídricos. Los estándares de la certificación de la RAS (Rainforest Alliance-Red de Agricultura Sostenible) y de la RSPO (Roundtable for Sustainable Palm Oil) son normas y certificaciones aplicadas a la eficiente acción de Grupo Hame, especialmente en materia ambiental.

    Así que déjese de hacerle caso a los cuentos chinos. Se está perdiendo una valiosa oportunidad de disfrutar las maravillas que contiene un lugar ancestral, mágico, mítico e inspirador. Como decimos siempre: “Véngase a la Pasión y disfrute de un entorno saludable, misterioso, exótico y sobre todo: libre de contaminación”.

  • Caso del la contaminación Río La Pasión

    contaminacion_rio_la_pasion2

    La RSE, factor clave en caso del la contaminación Río La Pasión

    contaminación Río La Pasión. Cuando ocurre un desastre ecológico como el del 6 de junio en el río La Pasión, donde murieron miles de peces la mejor forma de enfrentar el problema es con buena voluntad de diversas partes involucradas para establecer las causas y, lo más importante: que se puedan establecer mecanismos para superar el hecho y enfocar los esfuerzos hacia la construcción de un futuro de confianza y tolerancia entre los actores.

    Alcanzar esto no siempre es fácil; al contrario, cuando se ha señalado como responsable del hecho a una empresa procesadora de aceite de palma ubicada en las cercanías del río La Pasión, pese a que las causas para la ocurrencia del fenómeno son muy amplias, el desafío puede ser muy grande.

    Pese a tales señalamientos, los pobladores de Sayaxché no se dejaron llevar por los ánimos encendidos ni por las tácticas oportunistas de grupos interesados en llevar el problema a los niveles de conflicto. Lejos de ello, tendieron puentes de entendimiento con la empresa sindicada e integraron una mesa técnica para discutir el tema y encontrar soluciones.

    Así, luego de analizar las diversas aristas del tema y de analizar los informes científicos, como el informe del Colegio de Biólogos de México (CBM) que deslinda toda responsabilidad de la planta procesadora en el caso, se alcanzaron algunos acuerdos y se proyectaron acciones a futuro, tanto para fortalecer la relación como para prevenir, en lo posible, acontecimientos de esta naturaleza.

    Pero, además de la buena voluntad, un elemento que debe mencionarse y que fue fundamental para pasar del problema a las soluciones fue la política general de producción que la industria palmera se comprometió a observar, junto a su programa de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) que viene implementando desde varios años atrás.

    Para quienes no están familiarizados con el concepto de RSE es apropiado indicarles que esta es una estrategia impulsada desde las últimas décadas del siglo pasado. La misma es producto de la convicción de empresarios de diversos lados del mundo, de que sus compañías podían y debían desarrollar un rol que fuese más allá de su importante a la economía.

    Aunque al principio no muchos personajes de negocios suscribieron la iniciativa, poco a poco esta se fue definiendo mejor y alcanzando tal desarrollo que hoy, en la segunda década del siglo 21 son muy pocas las compañías que no han incorporado tales principios en su plan de trabajo.

    Una de las definiciones más completas y frecuentes de la RSE es en la que la identifica como: La RSE es el conjunto de prácticas empresariales abiertas y transparentes basadas en valores éticos y en el respeto hacia los empleados, las comunidades y el ambiente.

    Sobre esa base, es justo reconocer que Industria palmera no ha tenido inconveniente en apoyar las demandas que se han planteado desde el seno de las organizaciones populares y de la sociedad civil, en cuanto a aclarar plenamente los acontecimientos del Río La Pasión. Lo anterior quedó claramente definido cuando se acordó apoyar una iniciativa para evaluar el potencial de emprender un diálogo y alcanzar consensos en Sayaxché, proceso que fue encargada a Consensus Building Institute y The Forest Trust (CBI y TFT por sus siglas en inglés). Satisfactoriamente, esta metodología permitió aclarar la voluntad y la capacidad de los grupos de interés locales en participar en un proceso de diálogo, en la recopilación participativa de información, y en la resolución de problemas para obtener una mejor comprensión de las áreas principales de preocupación y de los grupos clave de interés pertinentes, y para visualizar un compromiso participativo hacia el futuro, asumiendo que se encontraría interés colectivo y capacidad.

    A mediados de diciembre, industria palmera y los grupos de interés locales e internacionales que participaron en el proceso de alcance recibieron el informe. Una conclusión es que existen condiciones para comprender las perspectivas de los desafíos y soluciones. Por ejemplo, a partir de enero de 2017 se socializó la Política de Producción Responsable de Aceite de Palma, dentro de la cual se tomaron en cuenta las sugerencias presentadas por organizaciones no gubernamentales dedicadas al tema ambiental y a agrupaciones sociales en general y a nivel nacional.

    Dentro de esa línea, en diciembre 2016, alrededor de 25 líderes comunitarios de los municipios de Sayaxché y Alta Verapaz y de las comunidades de El Tucán, La Colonia, Canlech, Linterna 1, El Canaleño, Nueva Jerusalén, Río La Pasión, El Pato, Champerico, Nueva Jerusalén La Laguna, Santa Rosa y La Ceiba visitaron la plantación y una de las extractoras.

    A partir de los acuerdos, durante 2017 se ha profundizado la comprensión compartida de los problemas y, en la medida de lo posible, se han tomado acciones conjuntas. El compromiso es, básicamente, abordar sistémicamente las causas básicas de los problemas ambientales y sociales en la región de Sayaxché y que se relacionan con el sector de palma de Petén. industria palmera, ante todo, ha manifestado la intención de proporcionar puntos de vista adicionales sobre los problemas en cuestión, y cómo estos pueden enfrentarse, lo cual debería ser tomado por los demás sectores como una valiosa oportunidad para fortalecer el proceso de diálogo.

    Otro elemento que demuestra los alcances de la RSE es el hecho que fueron actualizados los estudios de impacto ambiental requeridos por la nueva legislación para las plantaciones de palma africana. Industria palmera anunció el desarrollo de siete estudios separados ante el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN). Tres de estos estudios fueron evaluados por el Consejo de Áreas Protegidas (CONAP), cuyas recomendaciones se incluyeron en el plan de gestión para cada área de plantación. Se espera que, con estos documentos que permitirán minimizar los impactos ambientales y gestionarlos eficazmente, la aprobación del MARN se produzca al final del 2017.

    Finalmente, la Política de Cero Descarga de Efluentes se ha socializado con los grupos de interés externos clave y con personal clave en las extractoras.

  • Contaminación, Ecocidio y los Ecohistéricos

    contaminacion_rio_la_pasion

    Ecohistéricos, enredados en sus propias mentiras

    Contaminación rió la pasión, ecocidio Guatemala. Cuando escuchamos que el río La Pasión fue contaminado y ello causó la mortandad de miles de peces criollos, uno no puede sino agudizar los sentidos y prestarle atención al tema, puesto que no son hechos que ocurran con mucha frecuencia en nuestro país.

    Sin embargo, cuando uno le da seguimiento al asunto, tal como ha ocurrido en este caso y se da cuenta que quienes lanzaron semejante infundio lo hicieron con la intención, no de velar por el medio ambiente, sino por sacar provecho del daño que puedan causarle a la empresa productora de aceite de palma de la región, resulta inevitable caer en la cuenta que hay grupos que logran manipular de manera increíble a la opinión pública.

    Y es que los hechos son los hechos. Con el tiempo se ha descubierto que el Ministerio Público no encontró en ninguno momento indicios de que el suceso tuviese relación con la actividad productiva mencionada. Lejos de ello, lo que sí se ha demostrado es que la mortandad de peces es cada vez más frecuente en todos los cuerpos de agua del mundo, en su mayoría ocasionados por cambios en la temperatura climática a los cuales no han podido adaptarse estos animales.

    Y así como estas, tal y como es del dominio público, en Guatemala se han posicionado ciertas ideas en torno al tema ecológico y cuyo fondo es desatar la alarma entre la población que tiene acceso a tales argumentos. El problema es que un asunto de carácter científico, como es la conservación del medio ambiente y todos los aspectos que le son inherentes, ha sido abordado por personas no científicas. Nadie niega que su intención y propósitos sean loables. Lo malo es que al emplear argumentos erróneos crean más problemas y no solucionan ninguno.

    Así, sobre bases acientíficas pero saturadas de politiquería, estos grupos bien calificados como ecohistéricos se han dado a la tarea de hacerle creer a la gente que el calentamiento global es un tema cuya responsabilidad recae en los seres humanos con exclusividad. O que la minería extractiva causa sólo daños, sin ponerse a pensar, por ejemplo, cómo harían para escribir sus comunicados y difundirlos en cuestión de segundos, de no ser por el oro incorporado a sus computadores. O a los iPhones que abundan en toda marcha contra la minería.

    También podríamos señalar algo similar en su enfermiza posición de rechazo hacia la producción agroindustrial, argumentando que esta “contamina los ríos y deja a las poblaciones sin recursos.” Sin embargo, son incapaces de hacer una visita a las comunidades de Sayaxché beneficiadas por la producción de aceite de palma, ahí donde hasta hace unas décadas había pobreza y miseria, hoy existe producción, progreso, salud y mejores condiciones de vida.

    Sus débiles argumentos, incluso, han llegado a afirmar que en el Río La Pasión, Sayaxché ocurrió un ecocidio en 2015. ¡Ojalá vieran lo que en realidad es un ecocidio! ¡Que se dieran una vuelta por las arenas bituminosas de Canadá, donde grandes extensiones de terrenos se convirtieron, de modo irreversible, en pantanos de petróleo! O la terrible “Isla de Plástico” ubicada en pleno Océano Pacífico y ocupa una extensión de alrededor de 1 millón 400 mil kilómetros cuadrados de desechos atrapados en las corrientes de giro del Pacífico Norte.

    Otro ejemplo: el fraude del calentamiento global, hoy llamado “cambio climático,” el cual se sustentó en la mentira de que el hombre era responsable de producir grandes cantidades de dióxido de carbono por medio de la industria, al conducir sus vehículos o hacer tostadas para el desayuno. El enemigo ambiental era y es el uso de la energía, pero se trata de energía que ha mejorado y protegido la vida de todo el mundo.

    En un artículo reciente, el Dr. Craig Idso, fundador y ex presidente del Centro para el Estudio del Dióxido de Carbono y el Cambio Global, (CO2science), co-editor del Panel No-Gubernamental del Cambio Climático, y James Taylor, un miembro senior del THe Heartland Institute y editor gerente de Enviromental & Climate News, una publicación bimestral, examinaron la manera en que “El Alarmismo del Calentamiento Global Niega a la Ciencia Sólida”. Ellos tomaron nota de la manera en que el 5º Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental de las Naciones Unidas se alejó de sus primitivas predicciones y afirmaciones. “El informe del IPCC contradice las afirmaciones de que el calentamiento global está causando más tiempo extremo” y “admite que la falta de calentamiento durante este siglo desafía casi todos los modelos computados que predicen un rápido calentamiento futuro,”. La organización dedicada al fraude del calentamiento global ha sido forzada a retirarse de décadas de mentiras acerca del clima.

    Mientras que el FOE trata de asustar a la gente con referencias a “desastres del tiempo extremo,” Idos y Taylor apuntan al hecho que “la frecuencia global de huracanes está sufriendo una larga declinación, con los huracanes globales y la actividad de las tormentas tropicales en récords de mínima durante mucho de los años pasados. Los estados Unidos se está beneficiando del período más largo sin huracanes grandes en la historia registrada. La actividad de los tornados está en una declinación de largo plazo, con eventos de grandes tornados (F3 o mayores) mostrando una notable disminución en las décadas recientes.” “Esto no quiere decir que los huracanes como la supertormenta Sandy o los tornados no han ocurrido, sino que quiere decir que hubo muchos menos. Estos eventos del tiempo que afectan a los estados Unidos estuvieron en declinación y esa es la única realidad”.

    Y en consonancia, Alan Caruba, experto en el tema afirma en su blog: “El actual clima está, de hecho, en un largo ciclo de enfriamiento, no causado por alguna cosa relacionada con la actividad humana, sino por la reducción de la radiación solar debido a su propia disminución del ciclo de tormentas magnéticas (las manchas de sol). La limpieza del aire y el agua de la nación es una actividad de la salud pública, pero negar a los norteamericanos a las grandes reservas nacionales de carbón, petróleo y gas natural es un ataque al crecimiento económico de la nación. El ecologismo está basado en mentiras y las mentiras reflejan una agenda que considera a la humanidad como el enemigo de la Tierra”. (Alan Caruba, 2013). http://www.mitosyfraudes.org/calen15/las_interminables_mentiras_del_ecologismo.html

  • Otros ecocidio en el mundo

    ecocidio_guatemala_10

    Casos que se acercan a la idea de ecocidio 

    Proseguimos con esta serie que pone en evidencia la desproporcionalidad de los grupos ecologistas radicales de calificar como “ Ecocidio ” una mortandad de peces ocurrida en el río La Pasión en el año 2015 y que al compararlo con hechos que verdaderamente representan calamidades ambientales, nos demuestra que existe una agenda particular de dichas agrupaciones, que en última instancia se traduce en beneficios económicos para estos; nunca para las comunidades que movilizan con base en falsos señalamientos.Veamos, entonces, otros casos denunciados internacionalmente como “ Ecocidio ”, por sus proporciones realmente significativas y trascendentales para los ecosistemas, lo cual no ocurrió en el caso del río La Pasión:

    El Delta del Río Niger

    Se le cataloga como uno de los 10 lugares más contaminados del mundo. Abarca unos 75 mil kilómetros cuadrados y representa el 7.5% del territorio nigeriano. Enormes cantidades de residuos y restos de petróleo son vertidos en el río sin ningún tipo de tratamiento, lo cual ha causado la degradación del ecosistema, la contaminación del aire por las emisiones de la combustión, lluvia ácida, inutilización de   las tierras de cultivo debido al deterioro de las mismas por lo que las personas han perdido su medios de subsistencia. Además, los pobladores del área (más de 30 millones de habitantes) realizan todas sus actividades con la única fuente de subsistencia, o sea, el río Niger.

    Esta área ha sido famosa por  la riqueza en recursos naturales; la mayor del país. Sin embargo, esta se está viendo amenazada desde los años 60, por constantes derrames de petróleo, que en la actualidad se calcula que superan los 1.5 millones de toneladas de crudo. Todo esto ha conducido a que la esperanza de vida de estas comunidades se haya reducido en los pasados 40 años, en dos generaciones.

    El volcán de lodo Lusi, Indonesia:

    El 26 de mayo de 2006 dieron comienzo las erupciones de Lusi en Java del este, Indonesia sepultando cientos de edificios, mató a 13 personas y desplazó forzosamente a unas 40 mil, fue causada por los trabajos de perforación de una compañía petrolífera. La comunidad científica cree que dicha erupción fue motivada por la exploración del pozo de gas, Banjar-Panji-1, que estaba siendo perforado por la compañía petrolera y de gas Lapinfo Brantas.

    Los volcanes de lodo son formaciones que no emanan lava como los volcanes tradicionales, sino que expulsan lodo a poco más de 100 grados centígrados y se suelen originar por emanaciones de gases en regiones con yacimientos petrolíferos. Lusi ha cubierto una superficie de más 12 kilómetros cuadrados y desde entonces no ha dejado de expulsar una mezcla de agua, tierra y gases que ha sepultado  parcialmente la ciudad.

    Según un estudio, el problema de Lusi estuvo directamente relacionado con la perforación accidental de un acuífero realizado el día anterior por la firma mencionada. De esta forma, sería el agua de este acuífero saliendo a alta presión la que habría originado el lodo que comenzó a salir a la superficie. Una década después, Lusi continua expulsando barro a un ritmo de unos 10 mil metros cúbicos diarios.

    La mina del Cañón de Bingham

    Es una mina de cobre localizada en las montañas Oquirrh (Utah), cuyas dimensiones son 1,2 km de profundidad y 4 km de ancho desde que comenzó su explotación y consecuente extracción de sus recursos minerales en 1906. Esta mina, se caracteriza, lamentablemente, por ser la mayor excavación que haya realizado jamás el hombre y la segunda mina a cielo abierto más profunda del mundo..

    Según especialistas en medio ambiente, la mina ha tenido efectos ambientales adversos sobre los hábitats de peces y animales salvajes así como ha producido contaminación del aire y agua, creando riesgos para la salud en el entorno público Desde principios de la década de 1990 las emisiones de polvo de la explotación minera comenzaron contaminando los alrededores, causadas por una zona cerca de la mina donde los niveles de PM10 (partículas mayores de 10 μg/m³) comenzaron a aumentar de 28μg/m³ a 50μg/m³, originando un problema de salud grave para los residentes. Eln 1997, Carter (Catedrático de la Universidad Brigham Young) informó que la descarga de la mina de PM10 causó daños irreversibles a los pulmones de los vecinos.

    En 1995, debido a la investigación científica que muestra que la minería había causado la contaminación de aguas subterráneas donde se pudo provocar un posible ecocidio, Utah aprobó leyes para que las empresas Kennecott pagaran $ 37 millones para control de los niveles de contaminación del agua.

    Pero no es todo. La mina descarga aguas residuales que contienen grandes cantidades de arsénico, zinc, cadmio, plomo y selenio. Este último es particularmente tóxico para aves, peces y anfibios; alrededor del 30% de la población de peces murieron  (ecocidio) en la década de 1990. Desde 2000 hasta 2014 la mina de cobre de Bingham Canyon ha tenido varios derrames de sustancias quimicas.  En 2008, el Departamento del Interior de los Estados Unidos demando a la firma por la liberacion de tales sustancias peligrosas como selenio, cobre, arsenico, cinc, plomo, y cadmio. Un biologo federal afirmo que estos productos quimicos han causado grandes daños a los ecosistemas y recursos que apoyan las poblaciones de aves migratorias, asi como otros habitats de pesca y vida silvestre y se considera que no son recuperables jamas, provocando un ecocidio.

    ecocidio_guatemala_10

    Ecocidio

  • Casos que se acercan al ecocidio

    ecocidio_guatemala_09

    En junio de 2015, cuando se observó una increíble y deplorable mortandad de peces en el río La Pasión, Sayaxché, también se puso en evidencia que hay grupos que están dispuestos a aprovecharse hasta de desgracias como esta, en aras de dañar a empresas privadas, tal como ocurrió en este caso y el cual fue calificado como un “ Ecocidio ”, pese a que tal señalamiento estaba muy distante de ser real.

    Contrario a la precipitación con que los “ecologistas” actuaron en el caso del río La Pasión, enfocar el deterioro ambiental innegable que sufre la Tierra es la mejor manera de ser responsable con el problema. Ello implica elaborar interpretaciones coherentes, sobre bases científicas y, por consiguiente, buscar las posibilidades de solución antes que contagiar a otros con ese pesimismo necrófilo que suele acompañar a determinados casos es lo que hace un ecologismo verdaderamente serio y positivo.

    Por asumir actitudes como las anteriormente descritas, además de haber demostrado hasta la saciedad que no son los problemas medio ambientales lo que les preocupan sino los afanes particulares, dicho movimiento se ha desprestigiado sensiblemente y su credibilidad ha caído en picada terrible, de manera similar a lo ocurrido con el otrora respetable movimiento de defensa de los Derechos Humanos, pero que al caer en el mercantilismo del tema han perdido todo espacio de incidencia (Casos Grupo de Apoyo Mutuo -GAM-. CALDH, Famdegua, etc…).

    En Guatemala no han sido pocos los casos en que el activismo político de los ecologistas ha causado mucho daño, no sólo en imagen de país (que tiene un elevado costo) sino también en cuanto a perjuicios a la economía, a la sociedad al crearle conflictos innecesarios y al país por hacerle gastar esfuerzos innecesarios. El hecho de calificar de “ Ecocidio ” lo ocurrido en el río La Pasión, Sayaxché, Petén es una muestra tremenda de esa manera de actuar interesada.

    Incluso, en la propuesta que conoce la ONU para tipificar el “ Ecocidio ” como delito contra la humanidad se establecen los parámetros siguientes para identificarlo:

     Cambios a gran escala en el uso de la tierra que provocan la destrucción directa de hábitats, como es el caso de la deforestación en la mayoría de los bosques húmedos tropicales.

     Contaminación considerable, ya sea intencional o accidental, como los vertidos de petróleo y las mareas negras

     La minería a cielo abierto en la que se suprimen paisajes completos, como es el caso de las arenas petrolíferas y algunas minas de carbón y de oro.

    Aunque el término es debatible, han ocurrido “ ecocidio ” en diversas partes del mundo, los cuales, por su magnitud y ante el embate ecohistérico, merecen la pena estudiarse para establecer las diferencias, no sólo en cuanto a concepto, sino para dar una idea de cómo puede tergiversarse una figura al utilizarla de manera desproporcionada con respeto a la idea original, por mucho que esta sea una mera ficción.

    Casos calificados como ecocidio

    Arenas de alquitrán del río Athabasca, Alberta, Canadá

    Las arenas de alquitrán, conocidas también como arenas bituminosas, arenas de petróleo y en Venezuela como petróleo crudo extra pesado, son una combinación de arcilla, arena, agua, y bitumen, se consideran el proyecto más destructivo del planeta. De las arenas de alquitrán se extrae un bitumen similar al petróleo el cual es convertido en un petróleo crudo sintético o refinado directamente por refinerías especializadas para obtener productos del petróleo. El petróleo convencional es extraído por medio de pozos mientras que los depósitos de arenas bituminosas son extraídos usando técnicas de seccionamiento de minería superficial, o se les hace fluir hacia pozos por medio de técnicas in situ que reducen la viscosidad del bitumen por medio de vapor y/o solventes. En promedio, el bitumen contiene 83,2% de carbón, 10,4% de hidrógeno, 0,94% de oxígeno, 0,36% de nitrógeno y 4,8% de azufre.

    Es fácil deducir que su extracción requiere un operativo altamente contaminante y dañino para el medio ambiente, una operación de minería a cielo abierto en la que para separar el betún o bitumen, hace falta emplear una enorme cantidad de agua y sustancias químicas.La extracción del betún con características de alquitrán que está mezclado con la arena, tierra y arcilla que se encuentran bajo el Bosque Boreal del norte de Alberta y su mejora o transformación a crudo sintético resultó en emisiones de 37.2 millones de toneladas de gases de efecto invernadero en el año 2008, aumentando desde los 16.8 millones de toneladas en 1990.

    Y esto no incluye las emisiones que resultan del refinamiento de este compuesto petrolífero y de la utilización del combustible resultante al ser empleado en casas, vehículos y fábricas. O de las emisiones asociadas a la liberación del carbono depositado en los árboles y la tierra del bosque boreal a medida que la tierra soporta el establecimiento de minas, carreteras e infinidad de conductos. La producción de petróleo de las arenas de alquitrán es la fuente de emisiones de gases de efecto invernadero de mas rápido crecimiento en Canadá.

    Casos como este, sin duda ameritan la atención mundial y justifican un tratamiento especial porque alcanza las dimensiones de catástrofe ambiental. Esto, en todo caso es muy distinto, en magnitud y en calidad, del mal empleado uso del término en torno al caso del río La Pasión, Sayaxché.

    ecocidio_guatemala_09

    Ecocidio

  • RSE cuida el ambiente y desarrollo

    Responsabilidad Social Empresarial

    Con Responsabilidad Social Empresarial se cuida el ambiente y el desarrollo integral de las comunidades

    Es bastante conocido que la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) más que una tendencia novedosa en el quehacer empresarial, es toda una plataforma estratégica para construir la necesaria interrelación entre negocios, productividad, desarrollo integral sostenible y conservación ambiental. En Guatemala cada vez son más numerosas las firmas que se han adherido a esta acción estratégica, siendo la empresa procesadora de aceite una entusiasta y decidida partidaria de la RSE.

    Una de las formas concretas en que la industria palmera ha contribuido eficazmente a preservar el medio ambiente donde opera (cercanías del Río La Pasión a la altura del municipio de Sayaxché, Petén) es haciendo honor a su nombre. Es decir, la reforestación permanente y constante del área boscosa es uno de los pilares sobre los cuales se asienta no sólo el quehacer productivo de la empresa, sino la efectiva relación que mantiene con la comunidad de este sector del norte guatemalteco.

    Reforestar, como parte del amplio programa de R S E que ha sido asumido por la industria palmera como parte de su amplio programa medioambiental, por medio del cual se ha logrado crear un equilibrio armónico que le permite asegurar la estabilidad del área productiva sin entrar en conflicto con las necesidades de los comunitarios. De esta manera, la industria palmera, pescadores, agricultores, colaboradores y población Sayaxchense en general han logrado interactuar como una gran familia que se ayuda, que convive y que se beneficia mutuamente.

    Consolidar esta relación es parte de los propósitos de la industria palmera. Se sabe que hay intereses de diverso tipo que han pretendido dañar este vínculo exitoso, pero afortunadamente los hechos postivos rebasan con abundancia a los negativos. Lo importante, en última instancia, es que la industria palmera puede producir tranquilamente, sabiendo que está cumpliendo con los estándares a los que está obligada, y sobre todo de saberse actora del propio destino de la población de Sayaxché, Petén.

    La pirámide de la R S E

    Para lograr construir toda esta esencial relación, la industria palmera ha sido capaz de desarrollar varias acciones que recomiendan los programas de Responsabilidad Social Empresarial. Uno de ellos, por ejemplo, nace de la necesidad de delimitar el impacto interno y externo que tiene la empresa. Este principio es toral para construir la llamada pirámide de la Responsabilidad Social Empresarial, tal como se denomina a la herramienta que ha sido creada con el propósito de ayudar a las empresas a definir sus propias áreas de acción en términos de responsabilidad social empresarial. Es una técnica sencilla, pero muy efectiva, para definir los criterios para que el sector empresario pueda definir sus criterios para priorizar los programas de RSE que habrá de emprender.

    En el área interna de la pirámide, se definen los valores, misión y visión y, sobre todo, la transparencia que  en adelante definirá el actuar de la empresa. Estos valores y demás, deberán incidir directamente sobre los actores internos (colaboradores) para que materialicen con su conducta responsable en el proceso de producción, los principios que han inspirado a  la empresa a actuar de una manera socialmente responsable. En cuanto a la parte externa de la pirámide, aquí se deberán ubicar las prácticas precisamente externas, que estarán vinculadas a toda la cadena productiva (proveedores, consumidores / clientes) Aquí se deben contemplar y abarcar temas como el respeto al medio ambiente, las comunidades que los rodean y al Estado en cuanto a su participación dentro del proceso de desarrollo.

    De adentro hacia afuera

    la industria palmera, como empresa socialmente responsable asumió desde el principio que debía adoptar esta conducta, en primer término, desde su interior porque su principal responsabilidad es con sus colaboradores, quienes, al fin y al cabo, hacen posible que el negocio sea exitoso.

    El objetivo principal de este nivel de responsabilidad obedece al ideal de construir una empresa sin problemas internos, donde sus colaboradores se identifican con ella y sus políticas y que, sobre todo, mantiene una trayectoria transparente en términos del cumplimiento de la ley. Todo esto garantiza el mayor éxito en el resultado de sus acciones y le provee mayor legitimidad a sus prácticas a lo externo.

    Entonces, cumplir con todos los requerimientos internos, le permite a la industria palmera enfocarse hacia la dimensión externa y tratar de lograr el mayor impacto positivo. Esto nace de una lógica sencilla: si una empresa adopta valores éticos, promueve la transparencia en las operaciones que realiza y cumple con todos los requerimientos legales, obviamente transmite mayor confianza a lo externo con sus proveedores, clientes, gobierno y con la sociedad en su conjunto. Esto facilita que al ampliarse el círculo de influencia de la empresa, esta pueda actuar buscando generar una vinculación con los planes de la comunidad cercana. Por ende, se vinculará con los planes municipales, los planes departamentales, y finalmente, participar en los planes de nación.

    Para la industria palmera ha sido básico lograr que estas prácticas sean parte de su estrategia empresarial, de su propia forma de hacer negocios los 365 días del año y una vía para que todos los colaboradores de la empresa aprendan a vivor esta nueva cultura empresarial y lograr que estas personas contribuyan conscientemente y con sus acciones al éxito de las empresas, convirtiéndolas en empresas líderes y ejemplos dignos de seguir.

    Poniendo en práctica estas ideas, las empresas como la industria palmera han logrado determinar la correlación existente entre pobreza, mercado y competitividad, así como el efecto retroactivo que esta cadena crea. Si en Guatemala se desea lograr que todas las empresas sean competitivas, éstas deben empezar por crear las condiciones adecuadas de mercado, lo cual implica desde acciones de cumplimiento con el régimen legal hasta la participación en políticas de Estado. De lo contrario, lo más seguro es que se puede caer en un círculo vicioso que conducirá a afianzar la pobreza en el país.

    Responsabilidad Social Empresarial

    Responsabilidad Social Empresarial