A propósito de Ecocidio

Ecocidio: algunas definiciones básicas

Ejercer un ecologismo responsable no sólo es una actitud positiva hacia la naturaleza y la humanidad sino es un acto espiritual de grandes quilates, puesto que su objetivo es contribuir de manera profesional y científica a reducir los graves problemas ambientales que padece nuestro planeta. Son muchísimas las personas en el mundo que, afortunadamente, se entrega a intensas tareas con este propósito. Muchas de ellas actúan en Guatemala, lo hacen con alto sentido de servicio y son capaces de distinguir las dimensiones de un caso ecológico. Ellos serían incapaces, por ejemplo, de calificar como “ Ecocidio ” lo que ocurrió en el río La Pasión, Sayaxché donde tuvo lugar una infortunada mortandad de peces nativos en el año 2015.

Lamentablemente, hay quienes actúan en nombre del ecologismo y lo hacen del modo contrario al mencionado. Es decir, son irresponsables, alarmistas y por lo general sus denuncias son de carácter político y nada científico. Sólo a ellos se les pudo ocurrir que lo sucedido en el río La Pasión ya mencionada, podría tener las características de un “ Ecocidio ”.

Para estos grupos que causan vergüenza ajena, les sugerimos leer el siguiente prontuario del Profesor Horacio Melo, quien se ha especializado en el tema y nos explica cómo pueden ocurrir las matanzas de peces. Esperamos que los ecohistéricos lo lean y, sobre todo, que lo comprendan para que sepan cómo se evalúa un impacto ambiental. Y para que no vuelvan a confundir mortandad en río La Pasión con “ Ecocidio ”. Aquí va…

Mortandad de peces: algunas causas y problemática.

Por el Profesor Horacio Melo

Si bien los peces son organismos adaptados para vivir en el medio acuático, el agua debe mantener un  equilibrio en sus características físicas y químicas. Por ejemplo, el agua de río posee solo un 1% de oxígeno disuelto; tal es la adaptación a su medio que se valen de esta ínfima cantidad para sobrevivir.

Las mortandades de peces son causadas por cambios en ese medio, producidas por la acción del hombre, impactando en él de distintas maneras de acuerdo a la alteración que se genera en los ríos por volcados de efluentes, deforestación, malas prácticas agropecuarias, entre otras.

Las mortandades obedecen a distintas causas de acuerdo a la época del año. En los meses de verano están asociadas a la falta de oxígeno disuelto, a las altas temperaturas, a los vertidos de efluentes cloacales y al proceso de eutrofización que generan las floraciones algales nocivas. Por ejemplo, en muchas oportunidades el oxígeno disuelto es mayor al que los peces utilizan para vivir. Esto afecta a su salud, fundamentalmente al sistema nervioso. Este aumento de oxígeno se debe a la fotosíntesis de las poblaciones  de algas. Cuando esta población de algas empieza a morir, las aguas toman un color verde amarronado, que indica el comienzo de su putrefacción, que por combustión consume el oxígeno disuelto, lo que también provoca mortandades. Hemos visto dos posibles causas de variación creciente o decreciente en los niveles de oxígeno del medio acuático asociadas a las poblaciones algales que afectan la salud de los peces. Es posible diagnosticar la mortandad inspeccionando las branquias de los peces, donde se observan las microalgas adheridas a ellas, lo que ocasiona la muerte por anoxia.

En los meses de invierno las mortandades pueden estar asociadas a períodos de bajas temperaturas del agua. La temperatura ideal es de 12°C a 25°C. En las playas y arroyos la temperatura del agua es menor a 12°C, lo que provoca en los peces una disminución en su sistema inmunológico, siendo más susceptibles a hongos y bacterias, que en ocasiones contraen de los sedimentos presentes en estos lugares.

Según la genética de las especies se puede decir que hay dos linajes. Uno es de estirpe amazónica, y otras especies propias de zonas templadas. Las especies de estirpe amazónica en general toleran menos los cambios de temperatura del agua, a diferencia de las especies de zonas templadas, que no son tan perjudicadas por esos cambios.

Este dato se puede tener en cuenta en la última mortandad de Ñandubaizal (playa balneario de Uruguay), donde aparecen muertos ejemplares de distintas especies de estirpe amazónica, y no ejemplares de zonas templadas, como el pejerrey. Para llegar a un diagnóstico más aproximado a la causa de mortandad es necesario intervenir rápidamente en el episodio, cosa que no ocurre en la mayoría de los casos, por no tener definido o difundido un protocolo de acción  y un mecanismo de denuncia.

La ciudad de Gualeguaychu  (municipio distribuido entre los distritos  Costa Uruguay Norte  y  Costa Uruguay Sur  del  departamento Gualeguaychú -del cual es cabecera- en la provincia de Entre Ríos, República Argentina) deberia tener, por su trayectoria en la lucha ambiental y por haber centrado sus actividades socioeconomicas en el rio que le da nombre a la Ciudad,  un equipo de profesionales  que actuo rapidamente en estos casos. Un rio no es solamente  agua que corre, tambien los seres vivos que contiene son parte del mismo. En este caso las poblaciones de peces, estan en intima relacion con la calidad del agua, por los distintos hilitos y nichos de las especies.

Los peces víctimas de mortandades o aquellos que resultan fáciles de capturar no son aptos para consumo humano, pero nadie advierte de ello, pudiendo desembocar en un verdadero problema sanitario.

ecocidio_guatemala_11

Leave a Reply