Desvío de Ríos: Mitos y Realidades

Desvío de Ríos

 El problema del desvío de ríos del cual se señala como responsables a algunas agroindustrias de la Costa Sur no necesariamente ocurre de la manera cómo se suele presentar en la prensa local. A menudo, las noticias al respecto están tergiversadas, carecen de fuentes calificadas o, simplemente, plantean el tema de una manera incompleta.

Este es el caso, por ejemplo, del río Madre Vieja. Durante décadas se ha señalado a una firma productora de aceite de palma como la responsable de su desvío, pese a que este acto fue realizado por una empresa transnacional, la cual después de cambiar el curso fluvial lo otorgó en usufructo a la compañía.

Sin embargo, en los tiempos actuales los conflictos comunitarios ya no se resuelven mediante denuncias o agresiones. Se resuelven con diálogo, toda vez exista la voluntad necesaria entre las partes enfrentadas. Por ello, en el caso del río en mención se estableció un procedimiento de conciliación que ha resultado exitoso y que permite ir avanzando en acuerdos que permitan proteger el medio ambiente, que se mantenga la producción generadora de ingresos para el país y empleo para grandes contingentes y que las comunidades no resulten afectadas en su derecho de acceso al vital líquido.

http://www.soy502.com/articulo/instalan-mesa-tecnica-resolver-conflicto-rio-madre-vieja

Por ello se instalaron Mesas Técnicas para analizar el tema de las cuencas, las cuales son presididas por la Gobernadora de Escuintla, y el gobernador de Retalhuleu, quienes coordinaron el dialogo y el plan de prevención con todos los representantes de la agroindustria, líderes comunitarios, COCODES, representantes de las instituciones estatales como MARN, MAGA, Ministerio de Salud, Municipalidades entre otras con el fin de que el agua fuera utilizada por todos con un uso responsable para todos.

Algunos de los acuerdos consisten en que las empresas utilicen el agua del río únicamente por las noches, para que el horario diurno sea aprovechado de la mejor manera posible por los comunitarios, las cuales han recibido con satisfacción este convenio.

Algo muy importante es que los pescadores y agricultores de la parte baja del río, para quienes es esencial que el agua llegue hasta el mar, han logrado este propósito. De esta forma, los pozos artesanales de los campesinos seguirán abastecidos, y el manglar que está en la desembocadura del Madre Vieja estará protegido. Todo esto se logró desde el año pasado.

Para este nuevo período, 2017, pese a los intensos calores de la temporada, los afluentes de los ríos Madre Vieja, Ocosito y Nahualate conservaron el nivel de caudal establecido, gracias a los acuerdos alcanzados en las Mesas Técnicas de las cuencas de la Costa Sur. Por primera vez los pobladores no esperan con tanta ansia la época lluviosa, debido a que contaron con el recurso hídrico durante todo el verano.

De esta manera se ha demostrado a la sociedad guatemalteca que sí es posible sentarse a dialogar con el fin de encontrar soluciones a los problemas y no sólo para entretener las respuestas, como suele acontecer. Y lo bueno es que no sólo las comunidades han honrado su palabra. Las empresas también están haciendo lo propio para operar en un ambiente armónico y con responsabilidad, tal como lo han suscrito.

Incluso, la propuesta de la industria palmera es continuar la dinámica de las Mesas Técnicas durante el invierno y no sólo en las etapas de crisis por falta del agua. Otro compromiso empresarial es continuar con actividades de reforestación de zonas ribereñas y cosecha de lluvia, elementos básicos para preservar el ambiente y generar valor económico y social.

Una experiencia que derriba mitos

 En Sayaxché, Petén, tuvo lugar una dinámica muy especial cuando más de 25 líderes comunitarios, entre los cuales habíamos varios Presidentes y Vice Presidentes de Cocodes y Alcaldes Auxiliares visitamos la planta de operación de la industria palmera. Acudieron en nuestro apoyo varios representantes de las comunidades El Tucán, Linterna I, Nueva Jerusalén, Canlech, Río La Pasión, Champerico, El Pato, La Ceiba, El Canaleño y Santa Rosa, todos con el fin de conocer cómo funciona la plantación. Pudimos ver el proceso de extracción del aceite de palma, tuvimos acceso al sistema de lagunas para tratar el efluente (el cual se usa como fertilizante al final del tratamiento).

Aquí también han operado las instancias de comunicación, en razón de lo cual se ha arribado a acuerdos importantes, cuyo efecto principal es distender la relación entre empresa y pobladores. Nosotros, por supuesto, permaneceremos vigilantes para verificar que se cumpla lo acordado, de tal manera que esperamos:

  1. Un enfoque integral de sostenibilidad, en la cual se incluyan elementos de transparencia, aspectos de protección y apoyo social y ante    todo, responsabilidad ambiental.
  2. Programas permanentes de gestión del agua y mantener la política de “Cero” descarga de efluentes.
  3. Conservación y restauración de áreas de alto valor de conservación y aplicación de tecnologías limpias.
  4. Acciones de promoción y apoyo a las comunidades en materia de conservación y buen manejo de recursos hídricos y biodiversidad.
  5. Programas de conservación y restauración de suelos.
  6. Programas y acciones de prevención y mitigación de la contaminación del aire.
  7. No Explotación de Pueblos Indígenas, Trabajadores, y Comunidades Esperamos un serio compromiso con la no explotación y         comprensión de los impactos que algunas operaciones pueden ejercer        sobre los pueblos indígenas, los trabajadores y las comunidades.
  8. Compromiso de cumplimiento de las leyes y reglamentos nacionales, así como de los Convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) suscritos por Guatemala.

En conclusión, el ejercicio que se ha instaurado y se mantiene con empresas agroindustriales ha generado frutos positivos, tanto para las comunidades como para las propias compañías, demostrando que es posible instaurar mecanismos de diálogo y, de paso, derribar mitos deplorables y al mismo tiempo construir nuevas realidades para impulsar el desarrollo socioeconómico del país.

Es igualmente importante, mantener una conducta de fiscalización de los acuerdos e ir avanzando en el proceso de construcción de confianza. El recurso hídrico es indispensable para la vida y las funciones tanto de los pobladores como de las empresas. Conciliar, en la medida de lo posible la certeza de este principio, es el elemento rector para que desaparezca cualquier foco de conflicto alrededor de este tema. En ello debemos trabajar con ahínco. Nosotros, los pobladores y organizaciones representativas, confiamos en este proceso que hemos empujado y respaldado, por el bien de las futuras generaciones.

Leave a Reply