Repsa y los Derechos Humanos

¿Empresas guatemaltecas que respetan los Derechos Humanos? 

REPSA Derechos humanos. Hasta hace unos pocos años, hablar de Derechos Humanos era hacer alusión a un tema eminentemente político. Generalmente, se incluía dentro de dicho concepto a cierto grupo de derechos esenciales para el ser humano, como el derecho a la vida (el más importante y sustancial de todos), el derecho a la libertad, a la educación, a la salud. Hasta el derecho de pensar y expresarse con entera libertad eran parte de esa serie exclusiva de derechos individuales.

Sin embargo, a medida que la sociedad se hizo más compleja y nuevos actores fueron apareciendo en su seno, hubo necesidad de ampliar y diversificar el ámbito de los famosos derechos humanos. Así, surgieron los denominados derechos económicos, sociales y culturales o Derechos Humanos de Segunda Generación y que se orientan a garantizar el bienestar económico, el acceso al trabajo, la educación, a fin de asegurar no sólo los derechos humanos individuales sino el de los pueblos a los que estos pertenecen.

Y, más recientemente aún, han surgido los Derechos Humanos de Tercera Generación, los cuales abarcan aspectos de solidaridad y contemplan asuntos que van más allá de lo local o individual, para garantizar la observancia de derechos supranacionales, es decir, que se practican a escala universal y cuya temática contempla asuntos como el derecho a la paz o a un medio ambiente sano.

Es importante señalar que, desde su creación como enunciado formal y hasta finales del siglo XX, cuando se amplían los Derechos Humanos fundamentales, se aceptó que la observancia de los mismos era un deber fundamental y esencial que le correspondía a los Estados. Sin embargo, esto cambió radicalmente al ampliar dicho corredor de responsabilidad hacia otros sectores de la sociedad. La empresa privada, por ejemplo.

Ejemplos de respeto a los Derechos Humanos desde la empresa

 Ahora, en el año 2017 ya no es raro encontrar empresas privadas que no solo respeten los derechos humanos de sus trabajadores. Es más: el respeto a estos principios fundamentales ha llegado a forma parte integral y básica de sus políticas de relaciones laborales.

Vamos a examinar varias de ellas, pero hay una que nos llama poderosamente la atención para iniciar esta investigación, debido a que ha sido señalada y cuestionada por supuesto irrespeto a los Derechos Humanos, lo cual motiva a averiguar si tal cosa es cierta o si se trata de alguna campaña de desprestigio para afectar su capacidad productiva. Nos referimos a la compañía Reforestadora de Palmas de Petén, Sociedad Anónima (REPSA).

Al conversar con trabajadores de dicha firma así como con los habitantes de comunidades cercanas a la planta procesadora de REPSA en Sayaxché, Petén, se percibe, de entrada, que el ambiente no es precisamente el de una entidad donde haya tensiones entre sus actores. Al contrario: la cordialidad con que nos reciben es un elemento que destaca durante toda la entrevista que sostuvimos tanto con ejecutivos como con varios de sus colaboradores.

En primer lugar, destaca el documento que contiene la Política de Producción Responsable de Aceite de Palma, y que en materia de respeto a los Derechos Humanos, REPSA contempla el desarrollo de relaciones laborales cada vez más favorables al sector laboral. Esto ha sido producto de varias acciones desde diversos frentes:

Por ejemplo, en marzo de 2016 se realizó un análisis independiente de los sistemas de gestión y prácticas laborales de REPSA, el cual estuvo a cargo de la firma especializada Ernst & Young (EY Law). Este ejercicio se llevó a cabo con el propósito de:

1) destacar las áreas y desarrollar recomendaciones acerca de cómo los actuales sistemas y herramientas de gestión de REPSA pueden mejorarse para garantizar la plena implementación de sus políticas, y

2) proporcionar datos de referencia sobre las prácticas de contratación y condiciones de trabajo para apoyar el cumplimiento gradual de las expectativas de los grupos de interés relacionadas con cuestiones laborales.

Lo anterior se llevó a cabo sobre una muestra del 5% del total de empleados de REPSA, es decir, exactamente 230 personas. Se analizó la documentación que respalda las condiciones de trabajo y los términos de empleo, los contratos de trabajadores permanentes y temporales, recibos de pago, y otra documentación clave. También examinó procedimientos y políticas relativos a contratación, reclutamiento, sistema disciplinario, horas de trabajo, pagos reconocidos a los trabajadores, implementación de medidas de salud y seguridad ocupacional etc…

Hasta ahí todo es el examen habitual. Sin embargo, lo más importante es cuando EY Law evaluó el cumplimiento de las protecciones constitucionales básicas contra el trabajo forzoso, el trabajo infantil y la discriminación, así como la protección de la libertad de asociación y de negociación colectiva, todos ellos, elementos básicos en materia de Derechos Humanos.

Cabe señalar que la auditoría laboral le asignó a REPSA una calificación global que reflejó:

  1. Un alto grado de cumplimiento de las obligaciones legales laborales impuestas por la legislación guatemalteca; y
  2. Un cumplimiento muy satisfactorio de los derechos constitucionales básicos así como el cumplimiento de los tratados con la         Organización Mundial del Trabajo, firmados por Guatemala. No    obstante, y hay que mencionarlo con toda transparencia, la auditoría también encontró algunas áreas de riesgo y oportunidades de          mejora, como determinar el equilibrio correcto entre trabajadores     temporales y permanentes, y cuestiones como la necesidad de generar      más confianza en los empleados sobre la utilización de los canales       disponibles del mecanismo de quejas.

El resumen de los resultados de la auditoría más las preguntas específicas y los resultados de la encuesta se pueden encontrar, en español, aquí: http://repsa.com.gt/wp-content/uploads/2017/05/ReporteErnst&Young.pdf

Acciones concretas en materia de Derechos Humanos

Para implementar las recomendaciones mencionadas, REPSA invirtió $1.7 millones en mejoras de infraestructura. Se construyeron nuevos edificios y duchas para quienes manipulan plaguicidas u otras sustancias que suponen un riesgo potencial para la salud.

Todo el Equipo de Protección Personal (PPE por sus siglas en inglés) de los trabajadores, se lava y guarda en la plantación o en las instalaciones del administrador de grupo, y ya no ingresa a las viviendas de los trabajadores.

Se han renovado las viviendas de los trabajadores, lo que incluyó construcción de nuevos dormitorios, instalaciones sanitarias, duchas y áreas de lavandería. En abril de 2017 REPSA terminó la construcción de nuevos dormitorios en los que se ha incrementado el espacio personal de cada trabajador. Además, REPSA se trazó la meta de que la superficie del piso de los dormitorios proporcione al menos 3.8 m2 por persona (las directrices de la OIT establecen 3.6 m2 por persona).

Otra inversión importante es la construcción de nuevas plantas de tratamiento de aguas residuales para todas las áreas operacionales, incluyendo los dormitorios. En abril de 2017, con una inversión superior a $500,000, REPSA completó la instalación de 15 nuevos sistemas de tratamiento de aguas residuales. Estos sistemas reemplazaron a los sistemas sépticos más antiguos con los que antes se procesaban las aguas residuales.

Y algo muy importante: a partir de enero de 2017 se proporcionó sistemas de purificación de agua a las viviendas de los trabajadores. Estos sistemas son los primeros de su tipo en la agroindustria guatemalteca y ahora, todos los trabajadores que residen en los dormitorios tienen ahora agua potable más segura en sus viviendas, incluso en el área de la cocina.

 

Leave a Reply