• Palma de Aceite

    ecocidio_guatemala_13

    Las plantaciones de palma de aceite

    En los últimos años las plantaciones de palma de aceite han tenido grandes avances tecnológicos, entre los cuales se encuentran el desarrollo de material genético avanzado, fertilización de los suelos, insectos polinizadores, tratamiento del agua residual,  control del plagas y reuso de  material producto del proceso.

    Las plantaciones de palma de aceite colaboran contra el cambio climático llevando a cabo acciones como es el mejoramiento de los suelos, la reutilización de las aguas remanentes del proceso, ya que al no operar con aditivos químicos o tóxicos en su proceso, la materia orgánica se reincorpora al suelo, con lo cual se mejoran sus condiciones.

    Al ser el fruto de la palma el elemento fundamental del proceso de producción, beneficiar a insectos polinizadores que favorezcan la rápida producción de frutos, se convierte en un elemento de éxito del cultivo, por lo que los procesos de combate a plagas principalmente son las trampas y controles biológicos. Esa es la razón por la cual el uso de herbicidas e insecticidas es limitado y bajo estricto control para evitar contaminación y la destrucción del medio ambiente.

    La plantación de Palma de aceite se comporta como algo parecido a un  bosque, ya que presenta y mantiene una diversidad biológica media de reptiles, aves, pequeños mamíferos, insectos, vegetación herbácea, arbustos y helechos.

    Es importante reconocer que las plantaciones de palma de aceite capturan y fijan Gases de Efecto Invernadero (GEI), como el CO2, por lo que contribuyen a reducir la concentración de GEI en la atmósfera.

    Las plantaciones de palma de aceite se consideran un Agro-ecosistema, que brindan servicios ambientales como la fijación de CO2 en el suelo, la prevención de la erosión, y muchas veces también pueden servir de corredor biológico, es decir que funcionan como paso de vida silvestre.

    ecocidio_guatemala_13

  • La RSE frente al calentamiento global

    ecocidio_guatemala_12

    RSE y el ambiente

    Todos hemos escuchado acerca de fenómenos climáticos que están afectando al planeta, causando graves problemas, especialmente sociales y económicos. Sin embargo, no todos tenemos ideas muy claras acerca de los alcances de esta situación, en parte por la falta de una política estatal de educación ambiental y, en parte, porque esta función ha sido sustituida por los alarmantes informes que divulgan grupos de ecologistas irresponsables, justamente conocidos como “Ecohistéricos” y que en todo pretenden ver ecocidios, verdicidios, acucidios y demás cidios.

    Conviene, entonces, revisar aunque sea someramente, algunos de estos conceptos, planteados aquí sin una perspectiva alarmista y, sobre todo, apegada a los hechos.

    Calentamiento global

    Se trata de un problema de gran magnitud, cuyos efectos más graves son sobre la estabilidad de los ecosistemas, como la generación de gases de efecto invernadero, causa de este calentamiento de la temperatura de la Tierra. En realidad, los cambios graduales del clima han acompañado al planeta desde su formación, pero en los últimos años ha sufrido cambios muy drásticos en un periodo corto de tiempo. Esto se evidencia, por ejemplo, en hechos como los desastres naturales producto de un aumento de la temperatura global.

    El efecto invernadero es el calentamiento de la atmósfera a causa de que ciertos gases que se producen en la Tierra retienen el calor del sol y evitan que este se disperse por el espacio exterior. Lo que no siempre se ha explicado, es que este efecto invernadero es necesario para la vida en el planeta, pero si se altera la composición de la atmósfera, el calor no se libera ni se retiene de manera regular. Los aviones y los automóviles emiten dióxido de carbono (CO2), uno de los principales gases causante del efecto invernadero.

    Otros de estos gases son el metano (CH4), que se produce en los campos ganaderos; los óxidos de nitrógeno, provenientes de las fábricas; el vapor de agua (H2O) y los clorofluorocarbonos (CFC), que son gases artificiales y se encuentran en productos como algunos limpiadores de muebles, desodorantes ambientales y espray para el cabello en aerosol. Obviamente, a mayor cantidad de gases de efecto invernadero en la atmósfera, mayor es la cantidad de calor que se retiene.

    Algunos efectos previsibles del calentamiento global sobre los procesos naturales del planeta, sugieren que los glaciares y casquetes polares se derriten y, por ende, aumente el nivel del mar. Esto representa un riesgo para las ciudades costeras e islas. Las corrientes de aire y oceánicas cambian y los patrones de lluvia se vuelven cada vez más impredecibles, en tanto que el tiempo atmosférico se vuelve más extremo. Algunas de estas manifestaciones ya son apreciables en Guatemala.

    El rol humano

    Si revisamos la historia climática del planeta, encontramos que esta ha experimentado cambios radicales en su temperatura climática, algunos de estos muy radicales. Estos procesos, no obstante, han tomado miles de años y existe evidencia de que en pocas décadas puede ocurrir un cambio severo en el clima global. Los estudios científicos indican que el clima se ha vuelto más caliente; situación que ha sido resultado de ciertas actividades del ser humano que incrementan el efecto invernadero.

    Como efectos del calentamiento global, también vemos cómo se reproducen mosquitos y otros vectores de enfermedades, algunas de las cuales de reciente aparición, como Chikunguya y Zika y que han puesto en riesgo las condiciones de salud de la población. Además, al alterarse el ciclo hidrológico y los patrones de precipitación se ve afectada la disponibilidad de recursos acuícolas y el turismo de pesca.

    ¿Qué hacen las empresas frente a este problema?

    En Guatemala, las empresas calificadas por sus programas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) deben aplicar medidas e implementar políticas para reducir la producción de gases de efecto invernadero y, además, prepararse para enfrentar emergencias que pudiesen ser producto directo o indirecto del calentamiento global.

    Algunas acciones prácticas que empresas, especialmente las dedicadas a la agroindustria han aplicado son:

    1. Informar al personal y capacitarlo en cuanto al tema del calentamiento global, sus implicaciones para la empresa y las maneras de mitigar sus efectos.
    2. Calcular la huella de carbono que deja la empresa, es decir, la cantidad de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero que se emiten durante el ciclo completo de un servicio o producto, a fin de determinar cuándo se debe utilizar para un proceso más eficiente.
    3. Atención constante a posibles cambios en la biodiversidad del entorno, por ejemplo, patrones de migración de aves, poblaciones de mosquitos, deforestación más allá de lo recomendable, etc.
    4. Vigilancia estricta para evitar el uso de insecticidas y otros químicos prohibidos.
    5. Programas de educación ambiental a la comunidad (Un programa ejemplar es el que ha desarrollado intensamente entre).
    6. Apoyo e incentivos a programas de reciclaje de desechos só
    7. Protección de las cuencas hídricas, mediante programas de reforestación constante.

    ¿Por qué una empresa ve la importancia de implementar buenas prácticas de manejo para prevenir el calentamiento global (RSE)? Muy sencillo: el calentamiento global ocasiona la pérdida de hábitat para muchos organismos silvestres y además, ciertas zonas ya no serán aptas para la supervivencia de ciertas especies. En consecuencia, en esas áreas habrá menos recursos para la producción y, además, se perderán especies atractivas para los turistas que visitan por ejemplo Sayaxché, Petén, lo cual incidirá negativamente en la economía del municipio.

    Por otro lado, los fenómenos atmosféricos extremos, como inundaciones, tormentas eléctricas, lluvias muy fuertes y tornados se intensifican con el calentamiento global y pueden determinar la observancia de fenómenos, como las recientes mortandades de peces que han ocurrido en el río La Pasión o el lago Petén Itzá. Estos desastres originan enormes gastos económicos por concepto de reparación y afecta la productividad de las empresas.

    Concluimos entonces, en que hay medios científicos para frenar el calentamiento global, al menos en forma paulatina. No es necesario ponerse histéricos ni gritar alarmados frente a lo que tiene solución y que, por cierto, no es solo responsabilidad de las empresas (RSE). Todos los seres humanos tenemos una parte alícuota de responsabilidad en la gravedad del calentamiento global.

    ecocidio_guatemala_12